Los datos enriquecen el debate público y por ello reafirman la democracia. En elecciones, sin embargo, los juegos de seducción de los candidatos ganan usualmente la partida al derecho de la ciudadanía de exigir información sólidamente documentada. Así, el histrionismo secuestra la reflexión.

El país entró ya a la carrera presidencial. En este contexto nace ECUADORCHEQUEA como el primer medio dedicado a la verificación del discurso electoral. Nos concentraremos en las declaraciones que los aspirantes a Carondelet formulen en foros, medios y el ciberespacio. Y el objetivo será determinar si sus enunciados son ciertos, merecen contextualización, son insostenibles o falsos.

Nos asumimos como una experiencia colaborativa entre la sociedad civil, la academia y el periodismo, pues nuestra reportería se nutre del trabajo de docentes y analistas de 10 organizaciones, entre universidades, observatorios de política pública y demás tanques pensantes.

Acogemos las herramientas del fact checking, dentro de las tendencias que emergen en entornos digitales, pero no para poner un apellido más al periodismo, sino para reafirmar la base del oficio: la confrontación de datos.

ECUADORCHEQUEA se inscribe, además, en un movimiento de verificadores de datos -fact checkers- con al menos 100 experiencias globales activas, entre ellas Chequeado, de Argentina: ejercicio pionero en América Latina cuyo equipo ha capacitado los meses precedentes al equipo que ahora presenta este portal.

De esta manera ciframos nuestro aporte informativo dentro de un proceso electoral particularmente complejo. Somos ECUADORCHEQUEA y te invitamos a que NO COMAS CUENTO ELECTORAL.