La precandidata socialcristiana acierta con su enunciado. El tema que propone muestra uno de los lastres culturales de la sociedad ecuatoriana: la inequidad en todo ámbito.


Su trino está acompañado de un breve video en el cual expresa: “sueño con un Ecuador distinto al que tenemos hoy donde tú como mujer tengas empleo y ganes igual que el hombre por hacer el mismo trabajo”. ECUADORCHEQUEA no verifica ni deseos ni promesas. Pero el análisis de la brecha salarial si es materia de este oficio.

De entrada, hay un consenso entre las cifras oficiales, las de organismos multilaterales y las de investigaciones privadas: las brechas se están acortando, pero no a la velocidad requerida.

Desde el Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos, el investigador Jairo Rivera recuerda que entre 2007 y 2012 la brecha salarial general cayó del 15,1 por ciento al 10,1 por ciento.

El Banco Interamericano de Desarrollo, por su parte, publicó un estudio referencial para la región: Nuevo siglo, viejas disparidades. En él se puede distinguir una serie histórica y datos más desagregados por variantes. Así, en un análisis sobre ingresos salariales por hora de trabajo se distingue que entre 1992 y 2007 la brecha cayó de alrededor de 12,5 por ciento al 3 por ciento. Ver Tabla 1:

Tabla 1

brechas-bid-1
Fuente: BID

Cuando la lupa se cierra a individuos con la misma edad y nivel educativo, la brecha no cae sustancialmente. En el mismo lapso pasa del 20 por ciento al 11 por ciento. Ver Tabla 2:

Tabla 2

brechas-bid-2
Fuente: BID

Finalmente, cuando el estudio indaga a hombres y mujeres con los mismos atributos (edad, nivel educativo, presencia de niños en el hogar, otras fuentes de ingresos, zona demográfica, tipo de empleo y duración de la jornada laboral), la brecha baja del 31 por ciento al 20 por ciento. Ver Tabla 3:

Tabla 3

bid-brechas-3
Fuente: BID

En la perspectiva de ONU Mujeres, la brecha general es del 20 por ciento. Por ello, el organismo firmó un acuerdo con el Ministerio de Trabajo para implementar políticas con enfoques de género que tiendan, entre otros resultados, a la reducción de brechas salariales. El proceso concluirá a finales de este año.

Y desde el ámbito del talento humano, la firma Deloitte indica que la brecha es del 15 por ciento, pese a que la población femenina cada vez ocupa más cargos estratégicos. Así, entre 195 empresas analizadas, el 25 por ciento de plazas laborales de nivel ejecutivo está liderado por mujeres, según se desprende de su informe mujeres-2016. Ver Tabla 4:

Tabla 4

deloitte-mujeres-ejecutivas
Fuente: Deloitte

Por ello, la OIT sostiene que, pese a que las brechas salariales en el mundo están reduciéndose, a las mujeres les tomará aproximadamente 70 años para ganar igual que los hombres, en un escenario global en el cual el 72 por ciento de los hombres tiene ocupación y apenas el 46 por ciento de mujeres accede a un trabajo…