paco2

“En relación al año anterior, el primer semestre de este año ha disminuido la inversión extranjera en un 26%”, señaló el precandidato de Acuerdo Nacional por el Cambio, Paco Moncayo, durante un desayuno-conferencia, en octubre, con la Federación de Cámaras Binacionales del Ecuador (Fecabe).

Según el Banco Central del Ecuador (BCE), la inversión extranjera directa (IED) sumó USD 279,7 millones en el primer semestre del 2015, mientras que en ese mismo período de 2016 se registró una IED de USD 206,1 millones, lo que supone una caída del 26,3%.

Si bien este dato confirma la afirmación del precandidato, la cifra puede ser engañosa, ya que la IED del primer semestre suele ser la más baja de todo el periodo, que después repunta, como se puede ver en el gráfico.  

Por otra parte, este indicador ha vivido un fuerte aumento en los últimos años. En 2015, la IED aumentó un 71,29% respecto al año anterior, según el BCE, y un 37% según la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Además, como señala Pablo Dávalos, profesor de Economía de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), la tendencia de la IED es creciente desde el 2010. “La IED se registra en la cuenta de capitales de balanza de pagos. Paco Moncayo -dice Dávalos- está leyendo mal las cifras de IED”.

El BCE registra el siguiente histórico de cifras:

Sin embargo, si se comparan los índices de IED en algunos países de América del Sur, registrados por la CEPAL, la IED ecuatoriana es una de las más bajas en la región a pesar de que su tendencia es creciente desde el 2010.