Foto: Facebook de Lenín Moreno
Foto: Facebook de Lenín Moreno

En entrevista con Ecuador Inmediato, el pasado 8 de noviembre, el candidato por Alianza PAIS, Lenín Moreno, señaló: “No es cierto que estamos endeudados con China en la totalidad de nuestra deuda, apenas el 33%. Si es que requerimos capitales, hemos de acudir a todas las instancias que haya, si es que el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial quieren entregarnos créditos sin condicionamientos que lesionen la dignidad de los seres humanos, encantado”.

En su informe sobre la deuda pública de Ecuador con corte a septiembre de 2016, el Ministero de Finanzas confirma que la deuda externa con China es de USD$7.977 millones, lo que supone un 32,5% de la deuda externa.

Sin embargo, esa deuda de USD$7.977 millones con China no incluye el valor de las ventas anticipadas de petróleo que se han concretado con el país asiático desde 2009 y cuyo saldo exacto a la fecha se desconoce.

Por otro lado, podría cuestionarse si es ‘apenas’ el 33%, ya que la mayor deuda bilateral de Ecuador es con el país asiático, y como explica José Hidalgo, director de Cordes, “decir que la deuda con China es ‘apenas’ una tercera parte de la deuda externa es desconocer que esa deuda es de corto plazo y a tasas en torno al 7% anual, mucho mayores a las que se habría obtenido, por ejemplo, con un organismo multilateral como el FMI, al que ahora Lenín Moreno no descarta acudir”.

El segundo país por porcentaje de endeudamiento es Reino Unido, con un 3,2%, según el Ministerio de Finanzas (pág. 13):

deuda-externa

Según Interamerican Dialogue, entre 2005 y 2015, los préstamos chinos a la región sumaron cerca de USD$125.000 millones, de los cuales USD$15.200 millones llegaron al Ecuador. Es decir, como señala Hidalgo, “el Ecuador sólo recibió menos créditos chinos que Venezuela (USD$65.000 millones), Brasil (USD$21.800 millones) y Argentina (USD$15.300 millones), economías mucho más grandes que el Ecuador y que, al menos en el caso de Venezuela y Argentina (éste último hasta 2015), tenían casi vedado el acceso al mercado de capitales o a créditos con multilaterales. Otros países que no estaban en esa situación, como Colombia, Chile o Perú, no han acudido a China y, en mi opinión, eso se debe justamente a las onerosas condiciones de los créditos que da ese país”.

interamerican-dialogue