cynthia-unica-mujer

Las cuñas y videos de la campaña de Cynthia Viteri traen ecos de controversia. Puntualmente porque se cierran con la siguiente frase: Búscame en la papeleta, soy la única mujer.

 

Si se mira la papeleta en su conjunto –presidenciables y sus binomios-, el enunciado de Viteri es falso. Junto con ella también aparecen Monserratt Bustamante, candidata vicepresidencial de Paco Moncayo (Acuerdo Nacional por el Cambio), y Doris Quiroz, compañera de Iván Espinel (Compromiso Social).

Por ello, en redes sociales hubo ya un cruce de mensajes, del cual se extrae el siguiente trino:

 

En las conversaciones virtuales, más allá de los alegatos en contra del discurso de la candidata socialcristiana, incide la matriz patriarcal que persiste en la cultura política ecuatoriana reciente, pese a la evolución hacia la paridad en la conformación de listas de los movimientos y partidos políticos de cara a una elección.

De hecho, desde el Código de la Democracia se indica el deber del Estado de promover “la representación paritaria de mujeres y hombres en los cargos de nominación o designación de la función pública, en sus instancias de dirección y decisión, y en los partidos y movimientos políticos. En las candidaturas para las elecciones pluripersonales será obligatoria su participación alternada y secuencial”.

En este contexto, el Consejo Nacional Electoral desarrolló un balance sobre la participación de las mujeres en las elecciones seccionales de 2014. Las cifras muestran que la utopía de la paridad sigue siendo eso. ECUADOR CHEQUEA presenta los datos más referenciales. Tres hechos clave: las mujeres son mayoritarias en el padrón, los hombres alcanzan más dignidades de elección popular y las mujeres tienen presencia amplia pero en calidad de suplentes.

Cuadro 1

cne-1
Fuente: CNE

Cuadro 2

Fuente: CNE
Fuente: CNE

Cuadro 3

Fuente: CNE
Fuente: CNE

Cuadro 4

Fuente: CNE
Fuente: CNE