Iván Espinel reincidencia
Imagen de la cuenta en Facebook del candidato.

Iván Espinel, candidato presidencial del Movimiento Compromiso Social, ancla buena parte de su discurso electoral en los ámbitos de la seguridad. De hecho, en su debut en la carrera hacia Carondelet planteó la posibilidad de establecer la pena de muerte… A sus 33 años propone esa medida frente a violadores de niños y personas que reincidan en asesinatos.

Sin embargo, sobre reincidencia penitenciaria, el candidato maneja cifras que difieren de los registros oficiales. En uno de sus trinos, a partir de una entrevista ofrecida a TC Televisión, dijo lo siguiente:

En el portal del Ministerio de Justicia no aparecen estadísticas sobre reincidencia. Un informe de 2014 da cuenta de una tasa de reincidencia del 50 por ciento. De su lado, la ministra Ledy Zuñiga, en entrevista con Radio Majestad, indica que el 2016 cerró con una tasa de reincidencia del 15 por ciento frente al 25 por ciento del ciclo anterior (escuchar el lapso 07’50”-10’20”).

Entonces, al tenor de las declaraciones oficiales, ECUADOR CHEQUEA considera falso el enunciado de Iván Espinel.

Según la Secretaria de Estado, hay dos políticas que han permitido reducir la reincidencia penitenciaria. Uno: los programas de educación en el centros de rehabilitación social por los cuales alrededor de 8 000 personas privadas de libertad (PPL) han retomado su formación. Y dos: programas laborales en los que participan cerca de 10 000 PPL, una de cuyas iniciativas es la marca de ropa Once Once.

Vladimir Andocilla, investigador del Instituto Ecuatoriano de Derecho Penal e Investigaciones Criminológicas, concuerda con las cifras oficiales sobre reincidencia, pero dice que el debate público debe redirigirse a un tema sensible: ¿cuánto ha crecido la población penitenciaria?

De acuerdo con Ledy Zuñiga, actualmente hay alrededor de 30 000 PPL: el 70 por ciento con sentencia condenatoria y el 30 por ciento procesado.

Andocilla, con base en datos de la antigua Dirección Nacional de Rehabilitación Social, recuerda que en 2003 habían 9 866 personas privadas de la libertad con sentencia. “En 2014 según declaraciones del Presidente de la República, la cifra habría subido a 20 720 y para 2015 el número sería de 27 657, según los datos expuestos por la Viceministra de Atención a Personas Privadas de Libertad, Vanessa Rovayo, en el Encuentro Regional de Gestión y Administración Penitenciaria, organizado por el Ministerio de Justicia del Ecuador”.

¿Qué dice el marco normativo ecuatoriano sobre la reincidencia? El Código Orgánico Integral Penal conceptualiza esta categoría en su Art. 57, cuyo párrafo final indica: “Si la persona reincide se le impondrá la pena máxima prevista en el tipo penal incrementada en un tercio”.

Este tipo de modificaciones son, para Andocilla, una manifestación de la expansión del poder punitivo del Estado en los últimos años. “Se afirma una concepción autoritaria del Estado –dice el investigador–, expresada en aumentos de tipos penales, de tiempo en las penas, y de flexibilización de las garantías procesales”.

Y pone de ejemplo lo siguiente: “el establecimiento de cuatro a ocho años de medidas socioeducativas para los niños y adolescentes infractores; el aumento de la pena máxima a 40 años (Art. 55 del COIP), que en el caso de un adulto de 30 años o más sería en la práctica una prisión de por vida; la implantación del concurso real que establece una acumulación de pena muy peligrosa, en la que cualquier persona que realice cuatro hurtos al mes sumaría las penas de los delitos y podría llegar a 8 años de privación de la libertad sin problemas”.