Foto tomada del Facebook de Jorge Glas
Foto tomada del Facebook de Jorge Glas

El vicepresidente y actual candidato por Alianza PAIS, Jorge Glas, señaló en una entrevista con Ecuador Inmediato que: “Nuestros principales acreedores no son los chinos, sino los multilaterales porque como se puede ver, solo es una parte de la deuda. Nos hemos financiado por todos lados, apalancando nuestros procesos de desarrollo”.

En su informe sobre la deuda pública de Ecuador con corte a noviembre de 2016, el Ministero de Finanzas confirma que la deuda externa con China es de $8.145 millones. Eso que supone un 32,9% del total de la deuda pública externa, 0,2 puntos por encima de la deuda multilateral, ubicada en $8.091 millones, que equivalen al 32,7% del total. Con lo cual, la afirmación de Glas es falsa.

Eso, sin tener en cuenta que la cifra de la deuda con China no incluye el valor de las ventas anticipadas de petróleo desde 2009 y cuyo saldo exacto a la fecha se desconoce.

Deuda

Como ya consignamos en otro chequeo, en el que el candidato del mismo partido, Lenín Moreno, advirtió que: “No estamos endeudados con China en la totalidad de nuestra deuda, apenas el 33%”. En esa ocasión, el economista José Hidalgo, director de Cordes, advirtió: “Decir que la deuda con China es ‘apenas’ una tercera parte de la deuda externa es desconocer que esa deuda es de corto plazo y a tasas en torno al 7% anual, mucho mayores a las que se habría obtenido, por ejemplo, con un organismo multilateral como el FMI”.

En esa nota también registramos que según Interamerican Dialogue, entre 2005 y 2015, los préstamos chinos a la región sumaron cerca de USD$125.000 millones, de los cuales USD$15.200 millones llegaron al Ecuador. Es decir, como señala Hidalgo, “el Ecuador sólo recibió menos créditos chinos que Venezuela (USD$65.000 millones), Brasil (USD$21.800 millones) y Argentina (USD$15.300 millones), economías mucho más grandes que el Ecuador y que, al menos en el caso de Venezuela y Argentina (éste último hasta 2015), tenían casi vedado el acceso al mercado de capitales o a créditos con multilaterales. Otros países que no estaban en esa situación, como Colombia, Chile o Perú, no han acudido a China y, en mi opinión, eso se debe justamente a las onerosas condiciones de los créditos que da ese país”.

interamerican-dialogue