nebotsliderpollo

La campaña de la segunda vuelta electoral no arranca oficialmente. Sin embargo, varios actores políticos  empezaron a perfilar un posible escenario electoral que se definirá el próximo 2 de abril. Uno de ellos es Jaime Nebot, líder del Partido Social Cristiano (PSC).

El Alcalde de Guayaquil sumó su apoyo y el de la organización política que lidera al candidato Guillermo Lasso. En ese sentido, ha ‘pronosticado’ el ambiente político, en caso de que el representante de CREO se haga con la Presidencia.

La mañana del pasado 2 de marzo, Nebot participó en una entrevista en Teleamazonas. En el espacio conducido por Janet Hinostroza, indicó que “una consulta popular es la vía más rápida para reformar la Constitución y darle al país el cambio que necesita”.

 

Si bien el líder del Partido Social Cristiano no precisó el tipo de modificaciones a la Carta Magna, este es un proceso que puede desarrollarse mediante las siguientes vías:

En ese contexto, Salim Zaidan, experto en Derecho Constitucional, explica que existe un procedimiento de enmienda constitucional por referéndum directo. Esto quiere decir que el Presidente de la República o los ciudadanos pueden elaborar el proyecto y la Corte Constitucional es el organismo encargado de aprobar el proceso y, posteriormente, la pregunta a someterse a consulta. Cuando eso ocurre, el Consejo Nacional Electoral (CNE) convoca a la votación. O sea, no es algo que está en manos únicamente del Primer Mandatario y puede tomar algunos meses.

Los nueve jueces que integran la Corte Constitucional fueron posesionados por el actual Gobierno. En palabras del constitucionalista, allí podría producirse un bloqueo, ya que dicha institución “está alineada al oficialismo; si hay un cambio a nivel del Ejecutivo, se mantendrá la corte afín al gobierno anterior”.

Para proceder al referéndum, el primer filtro es la Corte Constitucional, si eso no ocurre, el CNE no puede convocar a la consulta. Además, las enmiendas que se realicen de modo directo por el Presidente o la ciudadanía no pueden alterar la estructura de la Constitución ni los elementos constitutivos del Estado.

Desde su aprobación, en 2008, la Carta Magna ha sido modificada en dos ocasiones. Y este fue el proceso: