Sí, pero no. Es decir,  el pasado martes 4 de abril Juan Pablo Pozo, presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE) afirmó que -tras escrutar el 99,65% de los votos- los resultados “irreversibles” de las elecciones de segunda vuelta daban la victoria al binomio Moreno – Glas con el 51,16% frente al 48,84% de Lasso – Páez. Tras esa declaración, la tarde de ese día el representante de Alianza PAIS manifestó que “desde que el señor Presidente del Consejo Nacional Electoral dio los resultados, soy el Presidente electo de los ecuatorianos”.

Lo que Lenín Moreno no mencionó es que dichos resultados todavía no son oficiales. Hecho que se traduce en que aún no es el Presidente electo de los ecuatorianos. La mañana de este 6 de abril, el CNE aclaró a través de su cuenta de Twitter que la proclamación de resultados oficiales no se realiza.

 

En teoría, el exVicepresidente será proclamado como el sucesor de Rafael Correa. Sin embargo, todavía se precisan concluir instancias y plazos de la fase postelectoral para proclamar al Presidente y Vicepresidente electos.

En ese sentido, se precisa tomar en cuenta el proceso de impugnación de resultados que iniciará el binomio Lasso-Páez. Su objetivo es iniciar un reconteo de votos que compruebe una supuesta alteración de actas, con lo cual su denuncia de fraude se sustentaría.