Guillermo Lasso, candidato a la presidencia por CREO, sostuvo una rueda de prensa, el martes 12 de abril, tras presentar los recursos de impugnación ante el CNE. Durante el evento, Lasso afirmó que los integrantes de CREO “solicitamos un nuevo escrutinio manual de la totalidad de las urnas”. El candidato recalcó que es necesario realizar un escrutinio total debido a las irregularidades que se observaron en el proceso electoral.

Fausto Camacho, coordinador del Observatorio Ciudadano Electoral, afirmó que el Código de la Democracia establece que las urnas podrían ser abiertas en tres casos:

  • Cuando el acta presente inconsistencias numéricas de más menos 1%
  • Cuando el acta no tenga las firmas ni del presidente ni del secretario de la junta
  • Cuando el acta de escrutinio del CNE no coincida con el acta que fue entregada a los sujetos políticos por la Junta Receptora del Voto.

Por otra parte, según el abogado Luis Fernando, asesor jurídico de CREO, la impugnación se basa en varios artículos del Código de la Democracia. El Abogado afirmó que la frase de Lasso hace referencia al artículo 141 en el cual se establece que:”…El escrutinio nacional consistirá en examinar las actas levantadas por las juntas provinciales, distritales y de las circunscripciones especiales en el exterior, a fin de verificar los resultados y corregir las inconsistencias cuando haya lugar a ello. El Consejo podrá disponer que se realicen las verificaciones o comprobaciones que estime necesarias“.

Según Fernando, la petición concreta de CREO es: “Un nuevo escrutinio manual, voto a voto, de la totalidad de las urnas correspondientes a la segunda vuelta electoral celebrada el 2 de abril de 2017. Este recuento estará sujeto a la observación electoral de veedores nacionales e internacionales conforme al art. 173 del Código de la Democracia”.

No obstante, el abogado Marcelo Espinel, integrante de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo, comentó que el artículo al que apela Lasso para justificar el conteo de todas las urnas se remite a la “discrecionalidad de la autoridad”. Es decir, apela al criterio del CNE para solicitar un recuento total de las actas.

El CNE contabilizó alrededor de 40.000 actas, sin embargo, CREO presentó alrededor de 4000 actas como parte de su impugnación. El Código de la Democracia establece de forma puntual los casos en los cuales se podría abrir las urnas, pero finalmente el CNE “puede disponer que se realicen las verificaciones o comprobaciones que estime necesarias”. Camacho puntualizó que la decisión de realizar un escrutinio del totalidad de urnas depende de la voluntad del CNE.