Leonardo Berrezueta, Ministro de Trabajo, afirmó que “estamos frente, sin duda, a la reducción más importante de desempleo en los últimos cinco años en Ecuador”, sostuvo esto tras presentar los indicadores laborales de marzo del 2017. El Ministro afirmó que el desempleo se redujo en 1,3% entre marzo de 2017 y marzo de 2016. Sin embargo, Berrezueta aclaró que no todas las personas que salieron del desempleo entraron en la categoría de empleo pleno.

Efectivamente, según las cifras del INEC, en marzo de 2016 el desempleo a nivel nacional alcanzó el 5,7% (448.990 personas) de la PEA y en marzo de 2017 se redujo al 4,4% (355.414 personas). Esta reducción del 1,3%  equivale a 93.576 personas que salieron del desempleo. Además, los datos históricos del INEC sobre desempleo, de los últimos 5 años, coinciden con la afirmación del Ministro.

Sin embargo, es importante contextualizar esta afirmación a la luz de otros datos. Según la información oficial del INEC, en diciembre de 2007 el número de personas desempleadas ascendía a 316.697, mientras que en marzo de 2017 este número se incrementó a 355.414 personas. Durante los últimos diez años se han sumado alrededor de 50.000 personas al desempleo en Ecuador. Es decir, el desempleo ha crecido durante la última década.

Por otra parte, no solo “estamos frente a la reducción más importante de desempleo en los últimos cinco años en Ecuador”, también nos encontramos frente a la menor tasa de empleo pleno en los últimos cinco años según los datos del INEC. En diciembre del 2013 la tasa de empleo pleno ascendía a 3.328.048 personas, y en marzo del 2017 está tasa se redujo a 3.112.953 personas. Es decir, durante los último cinco años 215.095 salieron del empleo pleno para situarse en otras categorías laborales.

Para Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal, estas cifras dejan muchas dudas. El Economista sostiene que no solo se puede hablar de la tasa de desempleo, debido a que el nivel de subempleo (en todas sus formas) asciende al 57% de la PEA. Carrera puntualizó que “el 61% de la PEA no tiene condiciones de trabajo adecuadas, es decir 5 millones de ecuatorianos no tiene un empleo pleno.”