Rafael Correa afirmó, durante el Festival por la Paz y la Democracia (22 de abril), que: “pese a que ha subido el subempleo, es aún menor que el subempleo que recibí cuando asumí la presidencia de la República”. El Presidente puntualizó que el aumento del subempleo se produjo debido a las dificultades económicas que atravesó Ecuador los dos años anteriores.

Según el Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC), en su informe de la evolución del mercado nacional, en diciembre de 2006, un mes antes de que Correa asumiera la presidencia, el subempleo alcanzó un 56,6% de la población económicamente activa (PEA). Sin embargo, si se comparan estas cifras con la última encuesta de empleo, subempleo y desempleo, elaborada por el INEC, la categoría de empleo inadecuado (antes denominada subempleo) alcanzó el 56,9% de la PEA.

Es decir, según los datos oficiales, el subempleo actual no es inferior al subempleo que recibió Correa al empezar su mandato.

Además, si se recurre al ‘Visualizador Estadístico‘ del INEC, en la sección de indicadores laborales – empleo – tasa de subempleo, se evidencia que este indicador cifró un 18,2% de la PEA en diciembre de 2007; y, en marzo de 2017, escaló hasta el 21,4%. Estos datos reflejan un crecimiento de 3 puntos porcentuales durante la década gobernada por Correa.

Por otra parte, es importante señalar que el INEC y la Senplades, desde octubre de 2014, emplearon una nueva metodología para clasificar el empleo. De esta forma, la población con empleo se clasificó en tres grupos: empleo adecuado, empleo inadecuado y empleo no clasificado. Según estos organismos: “El empleo adecuado lo conforma la población que no tiene deficiencias ni de horas ni de ingresos. Sustituye a los antiguos ocupados plenos… El empleo inadecuado lo conforma la población con alguna deficiencia (ya sea de hora y/o de ingreso). Esta categoría sustituye al subempleo en la anterior clasificación”.