Rafael Correa, el pasado 22 de abril, destacó el crecimiento económico ecuatoriano durante su década de gobierno, y aseguró que: “pese a los años extremadamente difíciles, tenemos mayor tasa de crecimiento que el promedio de la región”. Correa añadió que este logró es una de las razones por las que se ha ganado el odio de la “oligarquía”.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en su balance preliminar de las economías (pag. 92), cifró el promedio de crecimiento económico para América Latina en -1,1% en 2016, y en 1,3% en 2017. No obstante, según las estimaciones de este organismo Ecuador cerró el 2016 con un crecimiento de -2%, por debajo del promedio regional. Y las proyecciones para el 2017 estiman que Ecuador crecerá en 0,3%, una vez más bajo el promedio estimado para la región.

Adicionalmente, el Banco Central del Ecuador cifró el decrecimiento económico del Ecuador en -1,5% en 2016. Si comparamos el decrecimiento económico cifrado por el BCE con el promedio estimado por la CEPAL para América Latina y el Caribe, Ecuador aún se encuentra por debajo del promedio regional.

Por otra parte, si tomamos en cuenta el informe más reciente sobre proyecciones de crecimiento económico de la CEPAL, el promedio de crecimiento esperado para 2017 es de 1,1% en América Latina. Sin embargo, las proyecciones de crecimiento económico para Ecuador son del 0,6%. Es decir, el crecimiento del país se sitúa 0,5% menos que el promedio regional esperado por el organismo internacional para el año siguiente.

Además, la proyección de crecimiento para América del Sur (o,6%) es equiparable a la del Ecuador. Sin embargo, según los datos de este informe, el país no alcanzaría una tasa de crecimiento superior al promedio regional de América Latina, ni de América del Sur, en 2017.

El Economista Pablo Dávalos, docente de la PUCE y ex Ministro de Economía y Finanzas durante el gobierno de Correa, realizó un recorrido histórico sobre las cifras de crecimiento económico en la región. Dávalos sostiene que “el crecimiento económico del Ecuador ha sido irregular, pero definitivamente no se encuentra por encima del promedio de la región”. El comparativo del Economista a continuación: