Rafael Correa afirmó, en dos ocasiones: durante el Festival por la Paz y la Democracia, y el Enlace Ciudadano N°520, que: “durante el gobierno de la revolución ciudadana hemos duplicado el tamaño de la economía”. Correa destacó el crecimiento económico de Ecuador y lo atribuyó a un adecuado manejo de la economía por parte de su gobierno.

El Presidente Correa se refiere al incremento del Producto Interno Bruto (PIB) durante el periodo 2006-2016. Según el Banco Central del Ecuador, en su documento sobre la oferta y utilización final de bienes y servicios, cifró el PIB ecuatoriano en USD 46.802 millones, en 2016 esta cifra escaló a USD 97.802 millones. De acuerdo con estos datos, el PIB ecuatoriano tuvo un crecimiento constante desde 2006 hasta el 2014, presentado una reducción en los dos últimos años.

Por otra parte, el Banco Mundial también cifró un incremento del PIB ecuatoriano en el periodo señalado por el Presidente Correa.

El economista José Hidalgo, director de CORDES, señaló que este incremento del PIB vino de la mano del incremento del precio del petróleo y del gasto publico. Para Hidalgo el crecimiento económico ecuatoriano no es sostenible en el tiempo. El Economista puntualizó que el PIB de 2016 ya fue inferior al de 2015 y 2014 en dolares constantes, lo cual evidencia una contracción económica según en Economista. “Estamos hablando de una economía que, con toda seguridad, se va tener que seguir achicando para adaptarse a esta nueva realidad de precios del petroleo más bajos, y en los cuales el sector público no va a poder mantener el mismo ritmo de gasto”, añadió Hidalgo.

Para el Director de CORDES, aunque se haya duplicado el tamaño de la economía, el mercado laboral ecuatoriano está mostrando un claro deterioro, debido a que el primer trimestre de 2017 la tasa de empleo adecuado se ubicó en 38,5% de la PEA, la cual es la tasa de empleo adecuado más baja registrada desde diciembre de 2007. Hidalgo resaltó que la tasa de crecimiento anual de la economía, durante la gestión del Presidente Correa, fue menor que la tasa de crecimiento anual durante los primeros años de la dolarización. “En los primeros años de la dolarización el crecimiento promedio de la economía superó el 4,5%, y en los últimos diez años el crecimiento promedio estuvo por debajo del 3,5%”, cifró Hidalgo.