Lo sostuvo a finales de abril. Fue el sábado 22, durante la concentración ‘Juntos por Ecuador, Paz y Democracia’, convocada por el presidente Rafael Correa y donde también participaron Lenín Moreno y Jorge Glas. El Vicepresidente, micrófono en mano, afirmó que “ahora producimos más, ahora exportamos más del doble de lo que encontramos en el año 2007”. Pero no es verdad.

En el documento ‘Ecuador: Evolución de la Balanza Comercial (Enero – Diciembre 2007)’ se expone que “las exportaciones acumuladas a diciembre de 2007 alcanzaron un valor de USD 13,852.4 millones”. Una década después, al cierre del año fiscal 2016, la cifra son 16.797.665 dólares. Es decir, hay un incremento de $2.945 millones, no un duplicado (Ver gráfico).

Ecuador no ha tenido un fomento agresivo a las exportaciones”, explica Alberto Acosta Burneo. El economista acota que tras una década se pudo concretar un acuerdo con la Unión Europea (UE), a pesar de haber iniciado el proceso al mismo tiempo que Perú y Colombia; sin embargo, se lo retrasó por cuestiones políticas y se cerró este 2017.

Otra razón por las que las exportaciones no se duplicaron, tal como lo aseguró Glas, es que no tuvieron el respaldo necesario. Según el experto, el Gobierno saliente nunca concretó acuerdos comerciales con Estados Unidos, el principal mercado de la producción ecuatoriana; incluso, en 2013, se renunció a las preferencias arancelarias (ATPDEA). “Nuestras exportaciones tienen una condición de desventaja frente a las de Colombia y Perú en el mismo mercado”.

Las exportaciones tampoco se potenciaron, ya que se encarecieron los procesos de producción. Además, en el propósito del Gobierno por sustituir las importaciones y proteger al mercado internado, se incrementaron los costos. En ese contexto, el reto del próximo Mandatario es recuperar la competitividad.

Es un mérito que exista un incremento en las exportaciones –aunque sea mínimo- ya que lo han hecho “a pesar de una política que no abrió mercados agresivamente y se enfocó mercados secundarios”, concluye el economista Acosta Burneo.