El presidente Rafael Correa, durante un mitin político realizado en abril, afirmó que: “pasamos a ser el país que mejor aprovechó el boom petrolero, lo dicen estudios internacionales”. El Presidente Correa enfatizó en su discurso los “logros” alcanzados en materia económica y social durante la década gobernada por Alianza País.

En agosto de 2015 el presidente Correa compartió en su cuenta de Twitter un cuadro estadístico atribuido al Boston Consulting Group (BCG).


El BCG es una empresa global de consultoría de gestión y asesoría en estrategia empresarial. En el cuadro presentado a continuación, este organismo ubicó a Ecuador como el único país en convertir riqueza en bienestar. Aunque el BCG realice este análisis, el presidente Correa se refirió a distintos “estudios internacionales”. Sin embargo, Correa no ha especificado fuentes adicionales al BCG.

Por el contrario, el Peterson Institute for International Economics (PIIE), el cual es es una institución privada, sin fines de lucro, para el estudio riguroso de la política económica internacional, refiere una situación diferente con respecto al ‘boom petrolero’ en Ecuador. De acuerdo al PIIE, en su documento ‘Retroceso de un hábito crudo: Diversificación lejos del petróleo y el gas en el siglo XXI’, Ecuador fue uno de los países que menos aprovecho los altos precios del crudo para diversificar su economía.

El estudio del PIIE es un análisis de 40 países petroleros, cuyo ingreso petrolero representa no menos del 5% del PIB, orientado a medir el grado de diversificación económica a lo largo de los últimos 15 años. En el estudio se incluyeron factores como:

  • Ingresos petroleros como porcentaje del PIB
  • Efectividad del gobierno al implementar políticas
  • Reglas para la inversión
  • Proximidad a los mercados potenciales
  • Grado de diversificación exportadora
  • Nivel de educación
  • Estabilidad política

Según estos factores el país que sacó el mejor partido para su diversificación fue Uzbekistán, seguido por Nigeria y Rusia. En el caso de Ecuador, el petróleo como porcentaje del PIB paso del 12,4% al 15,8%, y la cuota petrolera en las ventas al exterior subió del 45,5% al 56%.

Fuente: PIIE

El Banco Central del Ecuador, en su sección de información estadística mensual, también evidencia un crecimiento de la participación del petróleo como porcentaje del PIB entre 2003 y 2014.

Por otra parte, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, durante una entrevista con diario El Tiempo, consideró que algunos países de la región supieron aprovechar el boom de los precios del petróleo, como Colombia, Bolivia y Ecuador, haciendo inversión social y de infraestructura, no obstante “lo que no se aprovechó fue la oportunidad de hacer un cambio de la estructura productiva, que es hacia donde queremos que vaya la economía de la región”. Aunque Bárcena reconoce que nuestro país es uno de los que aprovecho el boom petroleo, no señaló a Ecuador como el único, ni el mejor de la región, en aprovechar el mismo. Por lo cual, podemos considerar que la afirmación de Correa fue desproporcionada.

El Doctor Augusto Tandazo, experto en temas petroleros, considera que Ecuador es el país que “peor aprovecho el boom petrolero”. Tandazo afirmó que esto se debe a que Ecuador no gasto sus ingresos, provenientes del alto precio del petróleo, en proyectos que generen un retorno inmediato de la inversión. “El error más grande del presidente Correa fue la derogatoria de la ley del FEISEH. La cual estipulaba que no se gasten todos los ingresos petroleros, si no que estos fueran invertidos en obras que requería el país como: la inversión en la Refinería del Pacífico, la repotenciación de la Refinería de Esmeraldas, las hidroeléctricas. Pero no con deuda, si no con recursos internos”, comentó Tandazo.

Para este experto en temas petroleros, debido a que Ecuador entró en un proceso de endeudamiento agresivo, todo lo que ingreso por concepto de petróleo se diluyó en prestamos con tasas de interés superiores al 7%, en bonos, que emitió el Gobierno ecuatoriano, con tasas de interés superiores al 10%, y en la utilización de dineros del Banco Central y del IEES.