Durante su conferencia magistral en la Universidad Nacional de Quilmes, Rafael Correa, presidente del Ecuador, especificó que: “Por la disminución en la recaudación de impuestos hemos perdido cerca de USD 955 millones entre 2015 y 2016”. Correa afirmó esto tras aclarar que durante los últimos años su gobierno ha sorteado varias dificultades para mantener a flote la economía nacional. Correa señaló escenarios como: la caída de los precios del petróleo, caída de las exportaciones, depreciación de la moneda en los países vecinos, entre otras situaciones.

Aunque Correa puntualizó que este fenómeno en la recaudación se debe a una contracción económica, la cifra detallada por el presidente de Ecuador no coincide con los organismos oficiales.

El Servicio de Rentas Internas (SRI), en su documento sobre estadísticas de recaudación 2016, cifró la recaudación total del 2015 en USD 13.371 millones, mientras en 2016 fue de USD 12.226 millones. Este organismo registró caídas en la recaudación de impuestos como: IVA, ICE, e impuesto a la renta. Es decir, de acuerdo al SRI la recaudación se redujo en USD 1145 millones entre 2015 y 2016, casi USD 200 millones más de lo que señaló Correa durante su conferencia.

Fuente: SRI

Además, el Banco Central del Ecuador, en su informe mensual sobre las operaciones del sector público no financiero, cifró los ingresos tributarios del 2015 en USD 15.558 millones, mientras en 2016 estos ingresos fueron de USD 14.017 millones. De acuerdo al BCE, la reducción de ingresos tributarios entre 2015 y 2016 fue de USD 1541 millones, y no de USD 955 millones como afirmó Correa.

Fuente BCE

Por otra parte, el economista Fausto Ortiz, ex ministro de Finanzas durante la administración de Correa, explicó que la diferencia entre los valores del SRI y el BCE se debe a que en el documento del primero no se cifran los aranceles, mientras en los documentos del segundo se toman en cuenta tanto los impuestos como los aranceles. “La menor recaudación tributaria obedece a una menor actividad económica. El año 2016 fue un año con recesión, en el cual el gobierno ubico en -1,5% el crecimiento económico. Por ello, una economía que no crece es una economía que no va a pagar impuestos, las empresas venden menos y al generar menos utilidades los efectos se ven reflejados en la recaudación”, explicó Ortiz.

Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal, sostuvo que la recaudación por concepto de impuestos se redujo aproximadamente en 2% del PIB entre 2015 y 2016. Para Carrera, este fenómeno se debe al decrecimiento de la economía, el cual obedece a su vez a la reducción de la inversión privada, al aumento del desempleo, y a la notable restricción de las importaciones.