La noche de este 22 de mayo, la Secretaría Nacional de Comunicación (SECOM) difundió un audiovisual –al estilo documental- en donde se destacaron los ‘hitos’ de la denominada Revolución Ciudadana. A manera de despedida, se enlazó a todos los canales de televisión, y se repasaron los logros alcanzados durante el Gobierno de Rafael Correa, quien una vez más destacó los avances en educación.

Y nuevamente el Presidente saliente sostuvo que “la Unesco estableció que el sistema educativo que más avanza en la región es el ecuatoriano”. Si bien este dato ya ha sido chequeado con anterioridad, lo volvemos a desmenuzar y contextualizar –ya que el líder de Alianza PAIS también se empeña en reiterarlo-. Aquí cabe la máxima de Joseph Goebbels que reza: “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”.

En el informe de los resultados obtenidos en el Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (Terce) realizado por el Laboratorio de la Evaluación de la Educación de la Unesco -un estudio de logro de aprendizaje a gran escala que se aplicó en 2013 y en el cual participaron 15 países (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay) más el estado mexicano de Nuevo León- se evalúa el desempeño de estudiantes de tercer y sexto grado de escuela primaria en las áreas de Matemática, Lectura y Escritura (Lenguaje), y Ciencias Naturales en el caso de sexto grado.

De acuerdo al informe, la región consiguió avances significativos en materia de alfabetización y cobertura de sus sistemas educativos, pero continúan pendientes importantes desafíos en materia de calidad y equidad. En ese contexto, los países que consistentemente se encuentran por encima del promedio regional, en todas las pruebas y grados evaluados, son Chile, Costa Rica y México. Países que en la mayoría de los casos se encuentran en este mismo grupo son Argentina, Uruguay y el estado mexicano de Nuevo León. Ecuador no aparece en esa lista ‘destacada’.

Para ser precisos, en la evaluación de lectura, correspondiente a 6to grado; y escritura, de 3er grado; Ecuador está por debajo de la media regional. En las demás áreas se encuentra igual que la media, en ninguna por encima.

“Por más esfuerzos que se hicieron -entrega de material gratuito, desayuno escolar…- estos 10 años dejan un sistema educativo con diversas crisis, además de las que ya había antes”, sostiene Milton Luna,  director de Contrato Social por la Educación. El historiador explica que el resultado de la carencia de una política educativa son serios problemas estructurales, además del nivel de deserción que no se logró subsanar.

En efecto, un 55,5% de jóvenes entre 13 y 17 años -según cifras del Ministerio de Educación– no asiste a clases. Además, alrededor de 50.000 jóvenes entre 18-24 años no estudian ni trabajan. Este fenómeno radica en varias causas: las pruebas de ingreso a la universidad (Examen Nacional para la Educación Superior, ENES); la crisis económica del país y el cierre de escuelas rurales. Entre 2009 y 2014, 1400 instituciones educativas, fiscales y fiscomisionales cerraron. El experto concluye que no es una década ganada. Reconoce que existen avances, pero con serios problemas estructurales agudizados por el modelo ejecutivo.