Jorge Glas conversó con los medios de comunicación, el pasado 1 de junio. Lo hizo como parte de su primera agenda oficial en Guayaquil. Durante el encuentro, el Vicepresidente reelecto sostuvo que “la reciente emisión de bonos del Estado por $ 2 mil millones es signo de la recuperación de la economía y no de endeudamiento”.

Ecuador colocó nueva deuda externa, tras seis días de posesionado el Gobierno del presidente Lenín Moreno. La colocación se hizo en dos tramos de $ 1.000 millones cada uno. El primero a seis años plazo con una tasa de interés de 8,75%; mientras que los otros $ 1.000 millones están a 10 años plazo con tasas de 9,62%.

Consultamos con dos expertos en economía. Pablo Dávalos explica se trata de dos factores distintos. Es decir, la emisión de bonos “no tiene nada que ver con la recuperación de la economía, sino con la emisión fiscal”. Mientras la una se evalúa según la variación trimestral del Producto Interno Bruto (PIB); la otra se refiere a la liquidez del Gobierno frente al déficit fiscal, a su capacidad de pago en el momento de cubrir sus obligaciones. En ese contexto, si el ingreso del país es menor que el gasto, se procede a la emisión de bonos.

Alberto Acosta Burneo añade que Ecuador se sigue endeudando porque el fisco no soluciona desequilibrios y es dependiente del financiamiento externo. Esto es sinónimo de exceso de gastos y endeudamiento acelerado. Al mismo tiempo, el país todavía es sujeto de crédito ya que en los mercados internacionales se presta el dinero, pero con una tasa de cobro alta, que oscila entre el 8 y 9 por ciento. “Como necesitamos recursos, compensamos el riesgo y nos siguen prestando. No es una señal de se fortalezca la economía”, indica el analista. Sin embargo, acota que tampoco es signo de colapso. “Ahora Ecuador atraviesa una fase de recuperación”.

Partiendo de lo dicho por el catedrático Dávalos, al revisar la variación del PIB las cifras de Ecuador tienen saldo positivo. De acuerdo a los resultados de las Cuentas Nacionales Trimestrales publicados por el Banco Central (BCE), el Producto Interno Bruto en el cuarto trimestre de 2016 aumentó en 1.7% respecto al trimestre anterior y en 1.5% en relación al cuarto trimestre de 2015. Por tres trimestres consecutivos la actividad económica presentó tasas de variación positivas respecto al trimestre anterior. Estos elementos ratifican que la economía ecuatoriana está en recuperación.