Era uno de los proyectos más ambiciosos de la ‘Revolución Ciudadana’, pero este 15 de agosto Lenín Moreno lo puso en jaque. El actual Presidente de la República duda de la necesidad de construir la Refinería del Pacífico, esa mega obra cotizada en 15000 millones de dólares que pretendía procesar 300 000 barriles de petróleo diarios.

“Si no hay inversionistas, se descarta el proyecto”, dijo el sucesor de Rafael Correa durante el informe del estado del sector hidrocarburífero. Durante su exposición, reconoció que “es importante tener una refinería. Pero, por favor, hay que hacerlo con un precio razonable, a lo mejor en etapas, para ir cumpliendo con los objetivos; y, por favor, vuelvo a recalcar, obteniendo inversionistas”. Sin embargo, Moreno también reveló que “en concreto ninguna persona o entidad ha demostrado interés en la Refinería del Pacífico”.

En ese contexto, el Ministro de Hidrocarburos dijo que, al no existir interés de inversionistas, se trabaja con el Ministerio de Comercio Exterior en la búsqueda de interesados en el proyecto que, desde 2008, se desarrolla en Manabí. Carlos Pérez detalló que, hasta la fecha, se han invertido USD 1 528 millones en la obra. La cifra incluye estudios de ingeniería, ambientales, adquisición de tierras, administración del proyecto, salarios, asesorías, responsabilidad social…

Moreno concentra sus esfuerzos en analizar el futuro de una de las promesas emblema del Gobierno de Alianza PAIS luego de que, tras una millonaria inversión, no se ha iniciado su construcción vertical.

Revisa la historia de la refinería inconclusa: