El Ministro de Inclusión Económica y Social, Iván Espinel afirmó, durante el lanzamiento del proyecto ‘Impulso Joven’, que: “En este momento más de 200.000 jóvenes están desempleados”. Debido a esta situación, el Titular del MIES advirtió que una de las metas del proyecto es crear más 200.000 plazas de trabajo para emplear a los jóvenes del país.

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) determinó, en su encuesta de empleo, subempleo, y desempleo de junio de 2017, que 336.003 personas se encuentran desempleadas. Del total, 132.378 se encuentran en el grupo etario comprendido entre los 15 y 24 años, las personas desempleadas entre 25 y 34 años suman 118.614. Es decir, existen 250.992 personas entre 15 y 34 años desempleadas en Ecuador. El 39,3% del desempleo se concentra en los más jóvenes.

No obstante, el Titular del MIES olvidó mencionar que 323.852 jóvenes entre 15 y 24 años se encuentran subempleados: 258.547 por insuficiencia de tiempo de trabajo, y 65.303 por insuficiencia de ingresos. Por lo tanto, aunque se generen 200.000 plazas de trabajo a través del proyecto ‘Impulso Joven’, las mismas no serán suficientes para emplear de forma plena a las personas entre 15 y 24 años.

Por otra parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) determinó, en su informe de Coyuntura Laboral mayo 2017, que: “La proporción de los ocupados que trabajan menos horas que un mínimo establecido a nivel nacional (con grandes variaciones en los diferentes países) y desean trabajar más horas registró una caída en 7 de los 11 países con información disponible (…). Por el contrario, en Chile, el Perú, el Uruguay y particularmente el Ecuador, la proporción de trabajadores que quisieron trabajar más horas pero no tuvieron la posibilidad de hacerlo aumentó.” La CEPAL especificó en su informe que el aumento de la tasa de subempleo por horas es sinónimo de una disminución en la calidad del empleo.