“Mi función esencial (la de reemplazar al Presidente cuando se lo requiera) es constitucional y no me la puede quitar nadie”, sostuvo Jorge Glas  este 22 de agosto. Durante una entrevista concedida a Sonorama, el Vicepresidente reiteró que se trata de “una función constitucional. Tengo que estar informado, preparado, voy a hacer análisis de la política prospectiva que aplique el Gobierno… Por supuesto que me siento a un lado del Gobierno”.

En efecto, según el artículo 149 de la Constitución, la Vicepresidenta o Vicepresidente, cuando no reemplace a la Presidenta o Presidente de la República, ejercerá las funciones que esta o este le asigne. En este contexto, cabe precisar que el pasado 3 de agosto Lenín Moreno derogó el Decreto Ejecutivo No. 9, suscrito el 24 de mayo de 2017, “retirándose así todas las funciones asignadas” a Glas.

Sin embargo, tal como lo indicó el Vicepresidente durante su conversación con el periodista Wilson Moposita, el artículo 169 de la Carta Magna reza que en caso de falta temporal del Presidente de la República, lo reemplazará el Vicepresidente de la República; pero, en dicho apartado también se precisa que puede reemplazarlo el Ministro de Estado que designe el Primer Mandatario. Es decir, Moreno puede decidir quién ocupa su cargo, de manera temporal.

Para tenerlo claro, la Constitución determina que “serán causas de falta temporal del Presidente de la República, la enfermedad u otra circunstancia que le impida transitoriamente ejercer su función, o la licencia concedida por el Congreso Nacional. No se considerará falta temporal la ausencia del país por asuntos inherentes al ejercicio de sus funciones, sin perjuicio de lo cual, el Presidente podrá delegar determinadas atribuciones al Vicepresidente de la República”.