El pasado 11 de octubre de 2017 el presidente Lenín Moreno anunció lo que sería su plan económico. Parte de la propuesta incluye incentivos para el sector privado, enfocados en las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). El planteamiento del equipo económico del sucesor de Rafael Correa prevé exonerar el anticipo del impuesto a la renta a las empresas que facturen hasta 300 000 al año.

Durante una entrevista concedida el pasado 15 de octubre a Diario El Comercio, Carlos de la Torre, ministro de Finanzas, indicó que la medida implica que se considera el 82% de las empresas formales. Bajo esa premisa los beneficios económicos importantes se dan al sector de las mipymes.

En palabras del Ministro, “las mipymes son las mayores generadoras de empleo”. Y tiene razón. En Ecuador, según datos disponibles en el portal del Ministerio de Industrias y Productividad, el 95% del tejido empresarial está constituido por micro, pequeñas y medianas empresas. En ese contexto, este tipo de emprendimientos generan el 68% de empleo a escala nacional.

De acuerdo al Censo Económico de 2010, elaborado por el INEC, los establecimientos más grandes generan más ingresos, pero los establecimientos más pequeños generan más empleo.

Durante la entrevista, De la Torre añadió que “los grandes (empresarios) tienen más utilidades, lo cual les permite hacer un sacrificio mayor que el resto, en función de un país”. En esa misma línea señaló que “las grandes empresas no necesitan ayuda, sino que son las que tienen que ayudarnos”.