El Asambleísta Lloret defiende frente a sus compañeros lo que considera "la década ganada"
Fuente: scoopnest.com

Antes de terminar su intervención, durante la sesión 485 del Pleno de la Asamblea, el legislador Juan Lloret quiso recordar a sus compañeros porque considera que los últimos diez años de gobierno fueron una “década ganada”. Entre los datos mencionados, en medio del debate por la ‘Ley de Reactivación Económica’, el Asambleísta de Azuay afirmó que: “la presión fiscal en el Ecuador está en el 20%, muy por debajo de los países de América Latina que está en el 21%”. Lloret manifestó esto, tras ironizar las quejas de otros asambleístas en torno a la cantidad de impuestos propuestos en el proyecto de ley del Ejecutivo.

El Centro de Estudios Fiscales (CEF) y el Servicio de Rentas Internas (SRI) definen la presión fiscal:

La presión fiscal constituye un indicador clave para el análisis de la política económica en la medida que refleja los ingresos recolectados que tiene un país a través de sus tributos y que permiten financiar a su vez bienes, servicios públicos y obras de infraestructura, entre otro tipo de inversiones que permitan mayor crecimiento económico y, para el caso de países emergentes, una mayor estabilidad y autonomía de la política pública.

De acuerdo al CEF y el SRI, en su documento ‘La presión fiscal en América Latina: una descripción de sus componentes y factores’, “la presión fiscal del Ecuador se incrementó en 9,2 puntos porcentuales pasando del 12,5% en el año 2000 al 21,7% en 2015 superando, para este último año, en 1,7 puntos porcentuales al promedio de la región”. De acuerdo a la información oficial, la presión fiscal de Ecuador supera el promedio de la región y no “está muy por debajo de los países de América Latina”, como afirma Lloret.

Por su parte, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en su ‘Actualización de la presión fiscal equivalente en América Latina y el Caribe’, indicó que se ha producido un incremento en la presión fiscal equivalente (PFE) y en los ingresos tributarios de los países de la región durante la década pasada, esto bajo la influencia del super ciclo de commodities. “Los mayores aumentos han tenido lugar en Bolivia, Argentina y Ecuador”, destacó el organismo internacional.

Luis Espinosa Goded, economista y docente de la Universidad San Francisco de Quito, señaló que -aunque los datos fuesen completamente ciertos- la frase es una contradicción en sí misma. Ya que, si la presión fiscal en Ecuador está en 20%, y el promedio de América Latina en el 21%, es evidente que en Ecuador no está “muy por debajo”; estaría un 1% por debajo, lo cual implica estar en el mismo rango.

El docente mencionó el análisis ‘Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2017’, elaborado por la CEPAL. “En la página 15 de este informe sobre ingresos tributarios en América Latina el promedio está en el 15,8%, por tanto no parece muy aceptable la afirmación del Asambleísta. Por desgracia el documento de la CEPAL no nos ofrece el dato de la presión fiscal en Ecuador, pero si nos dice que bajó en el 2016 debido al terremoto y la contracción de la economía en un 1,1%, el máximo dato para América Latina. Por tanto no parece que sustente la afirmación”, detalló

Por su parte, Alberto Acosta Burneo, economista y editor del Grupo Spurrier, ratificó que el dato que expresó el asambleísta no es correcto según la información disponible en la OECD, la cual tiene datos comparativos al 2015. “Ecuador tiene una presión tributaria de 21%, superior a la Chile, Colombia y Perú. Aunque sí es inferior al promedio de Latinoamérica y el Caribe en donde se incluye a países con un mayor grado de desarrollo como Argentina y Brasil que tienen niveles muy superiores de carga tributaria”, destacó.

Además, Jaime Carrera, economista y secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal, remarcó que “lo afirmado por el Asambleísta es incorrecto. En países dolarizados como El Salvador, la presión fiscal es 17,5 por ciento y en Panamá 15,8 %. En Colombia la presión fiscal es 16,1 %, en Perú 15,9 %, en Paraguay 13,8 %, en Chile 18,8 %. La presión fiscal del Ecuador es de las más altas de América Latina, con excepción de Argentina, Brasil y Uruguay que tienen una presión fiscal mayor”.