El ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, anunció el pasado 21 de febrero que presentará un “proyecto de ley que busca la eliminación del Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) para estimular nuevas y futuras inversiones”.

La Ley Reformatoria para la Equidad Tributaria en el Ecuador, publicada en diciembre de 2007, creó el Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) para evitar la fuga de capitales de la economía local y entró en vigencia en enero de 2008. La tasa del ISD incrementó paulatinamente del 0,5% al 5%, convirtiéndose en el tercer impuesto de mayor recaudación, después del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto a la Renta (IR).

La implementación de este tributo no fue causa directa de la fluctuación de la Inversión Extranjera Directa (IED) que presentó altibajos entre 2008 y 2017. De hecho, el año de su entrada en vigencia (2008) las inversiones foráneas pasaron de USD 766, 2 millones (2007) a USD 1,408 millones. En ese entonces la tasa de dicho impuesto era del 0,5%.

En el año 2008 la inversión IED tuvo muy buenos números pero la tasa del ISD solo era del 0,5%

La tasa del ISD escaló progresivamente, luego ascendió al 2%, 3% y, en 2015, se fijó en el 5% que se mantiene vigente. Ese año, la Inversión Extranjera Directa mostró un incremento significativo, respecto al año anterior. Es decir, se pasó de USD 772,3 millones, en 2014, a 1.322,5 millones. Esto, debido al aumento de las importaciones y las coyunturas internacionales que incidieron en el crecimiento de la economía regional.

ISD tiende a la baja ante la caída de la IED y una de sus causas es el crecimiento de la tasa del ISD

Sin embargo, entre 2015 y 2017 las importaciones se desplomaron. En Ecuador, según la Cepal, el decrecimiento fue del 44%. En ese contexto, el Ministro de Comercio Exterior anunció que propondrá la eliminación del ISD como estímulo a las inversiones foráneas. A pesar de que, según el Servicio de Rentas Internas (SRI), el Impuesto a la Salida de Divisas ha recaudado entre 2008 y 2016 un promedio anual de 1.080 millones de dólares.

Cepal confirma la caída de la inversión extranjera en Ecuador en 2016-2017

Expertos economistas rechazaron tal carga impositiva. A su criterio, “sería una de las causas que reduce la llegada de inversionistas extranjeros al Ecuador respecto a los países vecinos”.

Eliminación paulatina del ISD

José Hidalgo, director de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes), opinó que “si bien es cierto que el ISD es un impedimento al crecimiento del IED, también es recomendable que su eliminación sea paulatina. Al ir incrementar su tasa de recaudación pasó a ser el tercer impuesto recaudador y, de eliminarlo de un día para otro, generaría un crecimiento en el bache fiscal”.

Según el economista, en un inicio ese tributo se creó para impedir la fuga de divisas y evitar los “capitales golondrinas (aquellos que llegan al país por corto tiempo, aprovechan altas tasas de rentabilidad y ‘migran’)”; pero “cuando entró en vigencia, solo representaba el 0,5% y luego aumentó hasta el 5%. Eso generó la reducción de importaciones y, por ende, la disminución de la  IED por la dificultad en repatriar capitales de los inversionistas”.

En 2017, explica Hidalgo, el incremento de recaudación del ISD es que las importaciones aumentaron. Si se compara lo obtenido por el Impuesto a la Salida de Divisas, en 2016 frente al 2015 hay una caída. Ese año las importaciones se desplomaron. Y los datos del Banco Central lo corroboran.

Según datos del BCE, las importaciones cayeron. Los economistas lo atribuyen al crecimiento de la tasa del ISD del 0,05% al 5%.

Inversionistas quieren incentivos, “no peajes”

El presidente de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), Patricio Alarcón, explicó que los empresarios ecuatorianos afiliados a esta organización “estamos muy de acuerdo con lo propuesto por el Ministro de Comercio Exterior. Lo que necesita el inversionista para traer recursos al país son incentivos. En otras partes del mundo, no existe ese impuesto a la salida, ese peaje, en Perú o Colombia no se tiene que pagar ese impuesto”.

Alarcón dejó claro que “no es el único cambio que debe haber en Ecuador para que el inversionista traiga su dinero, pero sí es un aliciente para estimular la inversión”. El titular de la CCQ comparó la realidad económica de Ecuador, contra Colombia y Perú. El país “no sumó ni 500 millones de dólares en el tercer trimestre del año pasado (2017), pero Colombia recibió 12 mil millones de dólares y Perú 5 mil millones. Está claro que la apertura del mercado y la política tributaria afecta directamente a la inversión”.

Más importante “aumentar inversión que aumentar recaudación de impuestos”

Víctor Hugo Albán, vicepresidente del Colegio de Economistas de Pichincha, dijo que tal gremio había “sugerido oportunamente la eliminación de este tributo porque es una de las causas de la poca inversión en el Ecuador, más la inseguridad jurídica y la carente relación directa con el Código de Trabajo y una serie de cosas que se adicionan al impuesto de salida”.

A criterio del experto, “es beneficioso, desde cualquier concepto, porque con el anterior gobierno había la incertidumbre por los malos manejos económicos, por el dispendio, de que se vaya la dolarización. Hoy, cuando está sólida la dolarización por la confianza que tiene la gente que ayuda al país, obviamente eso impacta, como hace Perú o Colombia con la inversión extranjera. Esta medida sería  beneficiosa para el país porque vamos a tener mayor afluencia de inversión y mayor empleo. Estas medidas son vinculantes y por consiguiente habrá mayores ingresos fiscales indirectos a través del IVA que desplazaría este 5% del ISD”.