El Ministro habla sobre los nuevos tipos de contratación
Fotografía: Facebook

El pasado 20 de abril, durante la socialización de nuevas políticas laborales con las cámaras de Comercio Alemana, Americana, Británica, Canadiense, Chilena y Española, el ministro de Trabajo, Raúl Ledesma, actualizó las cifras laborales del primer trimestre de 2018. Según él, durante este periodo el subempleo se redujo en 2.5%, con la particularidad de que “se incorporaron (al empleo pleno) casi la misma cantidad de personas (que salieron del subempleo)”, añadió. El Ministro advirtió que no todo eran buenas noticias ya que “el desempleo subió, hay 9000 ecuatorianos más desempleados“.

Pese a que la intervención de Ledesma arrojó gran cantidad de cifras, estas riñen con la última Encuesta de Empleo, Subempleo, y Desempleo (ENEMDU), elaborada por el Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC).

La ENEMDU de marzo de 2018, registra, en diciembre de 2017, 1.602.909 personas en el subempleo; mientras que en marzo de 2018 la cifra se redujo a 1.498.139. Pese a que existe una disminución del subempleo, esta corresponde a un 1,3% y no a 2,5%, como señala el titular de Trabajo. Además, aunque el subempleo disminuyó, la categoría de empleo adecuado también lo hizo en 0,3%. Esto significa que las personas que salieron del subempleo no se incorporaron necesariamente al empleo adecuado, como mencionó el Ministro.

El INEC también disiente con Ledesma respecto al aumento del desempleo. El Ministro afirma que 9000 ecuatorianos perdieron su empleo, pero la encuesta afirma lo contrario. Según el INEC, en diciembre de 2017 al menos 373.871 personas se encontraban en el desempleo, mientras que en marzo de 2018 este número se redujo a 362.051. Esto implica, según datos oficiales, que 11.820 personas ya no están en la categoría del desempleo: hay una disminución del 0,1% en relación con la medición de diciembre de 2017.

En contexto

¿Qué es el empleo adecuado?

El INEC define que “el empleo adecuado es una situación laboral en la cual las personas satisfacen ciertas condiciones mínimas. Este grupo está conformado por aquellas personas con empleo que, durante la semana de referencia, perciben ingresos laborales iguales o superiores al salario mínimo, y trabajan igual o más de 40 horas semanales, independientemente del deseo y disponibilidad de trabajar horas adicionales. También forman parte de esta categoría, las personas en empleo que, durante la semana de referencia, perciben ingresos laborales iguales o superiores al salario mínimo, trabajan menos de 40 horas, pero no desean trabajar horas adicionales”.