La Constitución de Ecuador, en la ‘Sección tercera: Formas de trabajo y su retribución’, reconoce y protege el trabajo autónomo y por cuenta propia realizado en espacios públicos, siempre y cuando esté permitido por la ley y otras regulaciones. Ahí se establece la prohibición de “toda forma de confiscación de sus productos, materiales o herramientas de trabajo”. Además, el Estado se compromete a impulsar la formación y capacitación para mejorar el acceso y calidad del empleo y las iniciativas de trabajo autónomo.

En la ‘Sección Octava: Trabajo y seguridad social’, el Estado garantiza el ejercicio pleno del derecho a la seguridad social, el cual incluye a las personas que realizan trabajo no remunerado en los hogares, actividades para el autosustento en el campo, toda forma de trabajo autónomo y a quienes se encuentran en situación de desempleo.

Pese a que la Constitución determina esto, en el Código del Trabajo no existe ninguna mención al trabajo autónomo como tal. El único reconocimiento se asigna a los artesanos autónomos en el artículo 285 y 287. Ahí se “considera artesano al trabajador manual, maestro de taller o artesano autónomo que, hubiere invertido en su taller en implementos de trabajo, maquinarias o materias primas, una cantidad no mayor a la que señala la ley, y que tuviere bajo su dependencia no más de quince operarios y cinco aprendices”.

De acuerdo a José Irigoyen, abogado y docente de la Universidad San Francisco de Quito, en su artículo ‘El trabajo autónomo en el Ecuador ¿está protegido?’, “el trabajo autónomo no ha sido materia de protección del Derecho Laboral en Ecuador, esto ha provocado que sea la Constitución una suerte de fuente de protección para aquel”. El docente señala los artículos antes citados para evidenciar una protección “de claro rango constitucional” al trabajador autónomo. Sin embargo, la principal crítica que realiza es que “se está creando un nuevo régimen en un sistema laboral suficientemente rígido, lo cual ahoga el emprendimiento y expande ilimitadamente el ámbito del Derecho del Trabajo”.

De acuerdo con el Observatorio Legislativo, el único proyecto de ley propuesto en la Asamblea Nacional en relación al trabajo autónomo es el ‘Proyecto de Ley de Defensa y Fomento del Comercio Autónomo’. Esta es una propuesta que está en fase de ‘iniciativa de proyecto de ley’, y que no cuenta con una comisión asignada. La misma fue enviada por la asambleísta Soledad Buendía el 25 de abril de 2018. La Legisladora se distanció del movimiento Alianza PAIS y de Lenín Moreno. Actualmente es parte de la autodenominada bancada de la Revolución Ciudadana.

José Villavicencio, presidente de la Unión General de Trabajadores del Ecuador (UGTE), afirma que no tienen conocimiento de ningún proyecto de ley por parte del Ejecutivo en relación al trabajo autónomo. Para el dirigente es necesario elaborar un nuevo Código Orgánico del Trabajo, ya que el vigente data de 1938 y no responde a las necesidades actuales. “Pese a que existe un mandato constitucional, es necesario crear normativas legales que delineen de forma clara los derechos de los trabajadores”.

Villavicencio fue enfático al sostener que la UGTE no trabaja en conjunto con la Comisión de Trabajo y Seguridad Social de la Asamblea. Esto se debe a que la presidente de la Comisión, Liliana Durán, apoyó las decisiones del gobierno presidido por Rafael Correa. Así, el accionar de la UGTE se enfoca en la consecución de una normativa legal que ampare a la totalidad de trabajadores en el país.