Durante la campaña presidencial de 2017, el actual mandatario, Lenín Moreno, anunció que una de sus propuestas consistía en someter la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) a revisión. Una vez en el cargo, el Presidente reiteró la importancia del diálogo para avanzar hacia la reforma y así garantizar el derecho a la información y a la libertad de expresión.

El sucesor de Rafael Correa, así como algunos funcionarios del Gobierno han reconocido que la LOC funcionó como un instrumento de persecución política para los opositores e, incluso, han cuestionado la imparcialidad en la aplicación de sanciones a medios de comunicación. Así mismo, aceptan que varios medios públicos funcionaron como un bastión propagandístico del anterior gobierno.

El cumplimiento de esta propuesta involucraba a la Superintendencia de Comunicación (Supercom) y el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom). Ambas sostienen que han desarrollado talleres internos y mesas de trabajo para el análisis de la LOC. Además, informan que han mantenido reuniones con periodistas, representantes de medios y diferentes actores.

La Secretaría de Comunicación indicó que los procesos para cumplir esta promesa se resumen en tres fases: I Diálogo con varios sectores, II Socialización y III Desarrollo del proyecto final de reformas.  Moreno anunció que se enviará la propuesta de reforma a la LOC a la Asamblea Nacional. Entre las nuevas medidas se encuentran la eliminación de la Superintendencia de la Comunicación e Información (Supercom); y la venta de medios públicos incautados como Gamavisión y TC Televisión.

 

Este 21 de mayo, Andrés Michelena, secretario de Comunicación, entregó las propuestas del Ejecutivo en la Asamblea Nacional. Elizabeth Cabezas, presidente del Legislativo, recalcó que las reformas a la LOC ya están contempladas en la agenda legislativa prioritaria, trabajada con todas las bancadas. Ratificó que se las tratará “en la brevedad posible”.

 

El presidente encargado del Foro de Periodistas del Ecuador (FOPE), Pablo Villacís, cree que a las autoridades les falta dar pasos concretos. “La ley sigue ahí, la estructura de persecución, de sanción tanto administrativamente como a medios y periodistas”, señaló. Aunque reconoció que el anuncio del análisis a la LOC ayudó a “flexibilizar un poco la aplicación de la ley”. Sin embargo, las reformas o la derogación constituyen una parte fundamental para el manejo de la información.

Un ejemplo claro para Villacís es lo ocurrido con los periodistas ecuatorianos secuestrados y asesinados por el Frente Oliver Sinisterra. “Aún hay espacios donde se ha mermado el periodismo, por ejemplo, en la investigación de corrupción. Se ha limitado, otro ejemplo, en casos como el de la frontera norte (entre Ecuador y Colombia) porque todavía existe censura y autocensura”.

*Verificación realizada en colaboración con Cristina Pazmiño, estudiante de periodismo de la USFQ.