La Misión Manuela Espejo representa para Lenín Moreno el proyecto emblemático de su gestión como vicepresidente durante el periodo 2007-2013. De acuerdo al MIES, los resultados de esa iniciativa en dicho lapso beneficiaron a 477636 personas. Las líneas de acción de este programa incluyen: entrega de viviendas, prótesis, emprendimientos programados e inserciones al mercado laboral de personas con discapacidad. Gracias a esto, en 2013, Moreno fue nombrado Secretario General de Naciones Unidas sobre la Discapacidad y Accesibilidad, por el entonces Secretario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-Moon.

En diciembre de 2017, el Presidente anunció el Plan Nacional de Discapacidades, a través de la Agenda Nacional para la Igualdad de las Discapacidades. También, indicó que la Misión Manuela Espejo ha permitido que la sociedad recupere su dignidad excluida por años.

También presentó el Plan Nacional de Discapacidades como una propuesta del Consejo para la Igualdad de Discapacidades (CONADIS), la cual se enfoca en la creación de un nuevo sistema de acreditación para personas con discapacidad.  Según Xavier Torres, presidente del CONADIS, alrededor de 429 mil personas tendrán acceso a este sistema.

El Mandatario criticó el manejo de las políticas inclusivas del Gobierno anterior. “Hemos colaborado con varios países con el sistema que creamos. El sistema que lastimosamente a fines del período anterior se olvidó. Se sepultó. La semana pasada, en un día, se entregaron 150 ayudas técnicas en Salitre. Y verificamos que en el período anterior se entregaron en total 100 ayudas técnicas, como para avergonzarnos de los últimos cuatro años”, increpó.

José Luis Fuentes, experto en Políticas Públicas y Docente de la Universidad de las Américas, indica que cuando Moreno se desempeñó como vicepresidente hizo que el tema de discapacidad tenga visibilidad en el país. De acuerdo al especialista, desde 2012, se obligó a realizar un proceso de recarnetización, el mismo que se convirtió en una gestión administrativa, dado que se debe seguir un proceso de valoración médica que puede tardar meses hasta que un médico especialista manifieste su evaluación. Fuentes manifiesta que esto representó una problemática, ya que los ofrecimientos del Plan se enfocan en las personas que poseen carnet de discapacidad.

Para José Luis Fuentes el Gobierno maneja el tema con una diferenciación, puesto que personas con discapacidades visibles o con enfermedades catastróficas son tratadas de una mejor forma; pero existen otros casos, en donde no se tratan las dificultades. Además, manifiesta que el cambio en proceso de carnetización no ha cambiado ya que se continúa con el trámite complejo de valoración. En ese sentido, se debe fortalecer la celeridad de la valoración médica.

A pesar de ello, Fuentes expresa que se debe reconocer que la Misión Manuela Espejo, a cargo de Moreno, garantizó una permanencia laboral de personas con discapacidad en el sector público y privado, así como la inclusión de cifras de personas con discapacidad en censos. Por ello, Fuentes indica que “cualquier medida, por pequeña que esta sea, es mejor a que no haya”.

¿Qué pasó antes de la reinserción de la Misión Manuela Espejo?  

El expresidente Rafael Correa y Lenín Moreno se enfrentaron a través de redes sociales. El Primer Mandatario cuestionó a su antecesor sobre el manejo presupuestario y denunció que no se atendió efectivamente a las personas con discapacidad.

En respuesta, Correa sostuvo que durante su periodo presidencial se destinaron USD 90 millones a la Vicepresidencia para la ejecución del proyecto Manuela Espejo.