María Verónica Espinosa, actual Ministra de Salud, fue designada en su cargo a través del Decreto Presidencial No. 1293, emitido por el expresidente Rafael Correa, en enero de 2017. Ella es la única persona que, tras ser titular de un Ministerio durante el gobierno anterior, mantiene su cargo dentro del gabinete de Lenín Moreno.

El pasado 14 de marzo 2017, mediante Acuerdo Ministerial N° 33, Espinosa autorizo la publicación del ‘Plan Nacional de Salud Sexual y Reproductiva 2017-2021’, además dispuso la aplicación a escala nacional como una normativa del Ministerio de Salud Pública de carácter obligatorio para el Sistema Nacional de Salud. Es decir, los lineamientos que se encuentran vigentes en torno a las políticas de salud sexual y reproductiva fueron determinadas durante el gobierno de Correa.

En su Plan Nacional, el Ministerio se compromete a garantizar el derecho a la atención integral en salud sexual y salud reproductiva teniendo como referente los derechos sexuales y derechos reproductivos, de todas las personas; con énfasis en los grupos de atención prioritaria. Respecto a la prevención de los embarazos en adolescentes se determinó  que “es una prioridad de salud pública en la región de América Latina y el Caribe, puesto que esta ocupa el segundo lugar a escala mundial, después de África Subsahariana”.

La oficina del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en Ecuador destaca distintas acciones conjuntas emprendidas con el Gobierno ecuatoriano en pos de mejorar la salud sexual y reproductiva de los ecuatorianos. La UNFPA resalta la firma de un Convenio de Cooperación Interinstitucional para garantizar la adquisición de medicamentos y dispositivos médicos por un valor de USD 3’562.568 en mayo de 2017; la realización del primer Taller Nacional de Promoción de la Salud Sexual y Reproductiva en agosto de 2017; la creación de un manual de salud sexual y reproductiva para personas con discapacidad en septiembre de 2017; entre otras.

Para Virginia Gómez de la Torre, presidente de la Fundación Desafío, la promesa de Moreno no se ha cumplido. La doctora sostiene que pese a que se abolió la estrategia del ‘Plan Familia’, nunca se restituyó la Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar (Enipla), el único proyecto “exitoso” en esa materia. Para la experta existe un vacío y una deuda del Gobierno en relación a las niñas embarazadas. “Lenín Moreno tiene que saber que existen miles de niñas que han sido violadas, han quedado embarazadas y atraviesan complicaciones horribles durante su proceso de gestación y el parto”, enfatizó.

La Presidente de Desafío puntualizó que, aunque se haya promulgado una política de salud sexual y reproductiva, la misma no se operativiza en la práctica. Gómez afirma que no existen cambios estructurales debido a que el país incumple, desde hace aproximadamente cinco años, cinco recomendaciones vinculantes obligatorias de las Naciones Unidas. Entre las recomendaciones se encuentra la despenalización del aborto en casos de violación.

La experta agregó que el marco de políticas públicas todavía debate el aborto terapéutico en la Asamblea Nacional. En el Legislativo “la elaboración del Código de Salud ha sido una lucha en contra de los grupos antiderechos presentes, que están incorporando leyes que vulneran los derechos de las niñas, las adolescentes y las mujeres”, detalló.