La información sobre la dimensión de las áreas protegidas en Ecuador publicada por el Ministerio de Ambiente es contradictoria.

El 18 de julio de 2017 el ministro de Ambiente, Tarcisio Granizo, cifró en 4,2 millones de hectáreas las áreas protegidas del país. Sin embargo, el 15 de noviembre de 2017, Ambiente afirmó que las áreas protegidas del Ecuador abarcan 4’611.849,22 hectáreas. Esto implica que entre julio y noviembre de 2017 (4 meses), esos territorios crecieron en aproximadamente 400.000 ha, cuatro veces más de lo sostenido por Lenín Moreno en su Informe a la Nación.

Ambiente define las áreas protegidas como “espacios geográficos claramente definidos, reconocidos y gestionados, mediante medios legales u otros tipos de medios eficaces para conseguir la conservación a largo plazo de la naturaleza y de sus servicios ecosistémicos y sus valores culturales asociados”. Por ello, el 22 de mayo de 2018, esta institución especificó que el país cuenta con 56 áreas protegidas.

Pese a lo anterior, Ambiente, en su portal web, detalló que el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) está constituido por 50 áreas protegidas, de las cuales 49 son parte del Subsistema de Patrimonio de Áreas Naturales del Estado y 1 del Subsistema de los Gobiernos Autónomos Descentralizados Comunitarios y Privados.

En contraste con el número de hectáreas que forman el Sistema de Áreas Protegidas, el Primer Mandatario manifestó durante el lanzamiento del programa Reverdecer Ecuador, realizado en Macas el 28 de febrero de 2018, que “la deforestación anual llega a casi cien mil hectáreas. Eso equivale, en promedio, a 250 canchas profesionales de fútbol, cada día”. Es decir, la deforestación anual en Ecuador es equiparable al número de hectáreas en que se incrementaron las zonas protegidas de acuerdo a Moreno.