En la Unidad Educativa del Milenio Ahuano (Tena), el 12 de junio de 2018, el presidente Lenín Moreno participó en la firma del Pacto con la Niñez y Adolescencia, dentro de la conmemoración del Día Mundial Contra el Trabajo Infantil. Esta iniciativa, liderada por el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), tiene como objetivo certificar que los productos elaborados en Ecuador y de exportación estén “libres de violencia y trabajo infantil”. Durante el encuentro, el mandatario comentó que la misión del Gobierno es erradicar el trabajo infantil, y pese a que “hasta el momento se ha hecho mucho por la niñez y adolescencia del país, todavía hay 250 mil niños trabajando”.

La UNICEF define el trabajo infantil como “aquella actividad que es peligrosa o dañina para los niños y niñas, interfiere con el aprendizaje formal o provoca deserción escolar prematura, requiere de combinar la escuela con una cantidad excesiva de trabajo, o no permite su desarrollo integral”. Este organismo internacional detalló que entre 2001 y 2013, el trabajo infantil y adolescente, en general, se redujo sustancialmente en Ecuador. Así, el trabajo infantil (de menores a 15 años) pasó del 15,4% en 2001 a 2,6% en 2013; y el trabajo adolescente entre 15 y 17 años, de 40,5% en 2001 a 12,8% en 2013.

Pese a esta significativa reducción, el Ministerio de Relaciones Laborales, en su ‘Proyecto de Erradicación de la Pobreza 2014 – 2017’, cifró que 254.239 niños, niñas y adolescentes (NNA) trabajan en el país. El 5,17% está dentro del grupo de edad de 5 a 9 años (13.154 ), el 27,33% corresponde al grupo de 10 a 14 años (69.494), y el 67,49% al grupo de edad de 15 a 17 años (171.591).

En Ecuador, el 62% de la fuerza laboral infantil se concentra en seis provincias: Guayas (17,59%), Pichincha (13,4%), Manabí (9,18%), Azuay (6,27%), Los Ríos (5,56%) y Esmeraldas (5,56%). La agricultura y ganadería son las actividades que más emplean mano de obra infantil y adolescente.

A través de una nota de prensa publicada el 12 de junio de 2018, el MIES citó la Primera Encuesta de Trabajo Infantil realizada en 2012 y estimó que “todavía hay 300 mil niños, niñas y adolescentes en condiciones de trabajo infantil”. Según esta cartera de Estado, la problemática se encuentra mayormente extendida en el sector rural.