¿De qué trata el Decreto N° 397 de Lenín Moreno?

El 15 de mayo de 2018 el presidente Lenín Moreno firmó el Reglamento General de la Ley Orgánica Integral para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres 397. En el quinto apartado de las Disposiciones Transitorias del documento se indica que:

Esta directriz generó diversas reacciones en sectores conservadores de la sociedad ecuatoriana. Desde el 16 de julio, a través de redes sociales, usuarios rechazaron la medida enfocada en incluir en los textos escolares temas como: «transversalización de enfoque de género, nuevas masculinidades, mujeres en su diversidad», entre otros. En algunas publicaciones se difundieron fotografías de cuadernos infantiles (para colorear) que serían incluidos en los insumos distribuidos por el Ministerio de Educación.


Este 16 de julio, Educación afirmó a través de sus redes sociales que dichas imágenes no corresponden a sus textos. Es decir, no es el material que actualmente se utiliza en las escuelas ecuatorianas. Además, aclaró que «son de contenido internacional» y señaló la publicación como «mal intencionada».


Asimismo se comprobó que las fotos de los textos infantiles proderechos de la comunidad LGBTI corresponde a la página web www.infovaticana.com , cuyo hosting está alojado en España. Las imágenes de los libros pertenecen a la Sub Secretaría de Diversidad Sexual, del Gobierno provincial de Santa Fe, en Argentina. El texto muestra el logo de dicha dependencia:

LIBRO INFANTIL OK

Sivia Buendía: «El enfoque de género es una garantía constitucional»

«Se están diciendo cosas muy feas y muy tontas a propósito de este Decreto, que se confecciona y publica para el reglamento de la Ley Integral Orgánica para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres. Las leyes necesitan reglamentos y estos son potestad de la Presidencia de la República. La norma que se aprobó el 26 de noviembre de 2017 necesitaba su reglamento y es este», explico la abogada Silvia Buendía.
La defensora de Derechos Humanos explicó que los contrarios a la ley «siempre señalaron que los artículos que les molestaban eran aquellos de identidad de género, diversidad sexogenérica y educar a la niñez con enfoque de género. El enfoque de género es una garantía constitucional que consta en el artículo 70 de la Constitución. Y ya constaba en el artículo 30 de la Constitución de 1998, porque data de la Plataforma de Beijing, un convenio y compromiso internacional que tiene Ecuador con los Derechos Humanos desde 1995″.

¿Qué significa el enfoque de género y análisis transversal del enfoque de género? Buendía explicó que «desde las estructuras curriculares educativas para colegios y escuelas debe enseñárseles a los niños que hay estereotipos propios de  cómo se ha concebido la masculinidad que produce violencia. Por ejemplo: ‘los niños siempre ganan, las niñas no juegan fútbol, los niños no lloran, los niños arreglan sus problemas a golpes’. Todas esas características, que tienen el rol de género masculino, son un peligro en potencia; por ello hay tanta violencia entre los géneros en personas en etapa de adultez. Y es sistemática del hombre hacia la mujer. Lo dice el INEC, la mayor parte de la violencia de género del hombre hacia la mujer se da en las relaciones de pareja».
Para la abogada, la ley aprobada el año pasado evidenció que no se puede cambiar una conducta, sino se cambia la educación, pues solo así es posible modificar las bases socioculturales de la comunidad. «Tenemos que aprender desde chicos que no puedes violar a una mujer, que una mujer no es propiedad personal, que la violencia no es el camino. De allí sale el término de nuevas masculinidades, porque hay otras maneras de ser hombre. Pueden haber hombres sensibles que lloran, comprometidos con la igualdad, que cuidan a sus hijos porque son sus hijos y son su responsabilidad…».
Para Rocío Rosero,  exviceministra de Inclusión Económica y Social, el «enfoque de género es una herramienta para el cambio cultural. Para que todos en la sociedad seamos capaces de tener una lectura crítica de las relaciones jerárquicas, autoritarias, de subordinación entre las personas. Para aprender que las discriminaciones e irrespeto a las mujeres y las niñas no son naturales, que son construcciones socio culturales que debemos cambiar».
La miembro de la Coalición Nacional de Mujeres considera que «para desnaturalizar las discriminaciones y violencias  hay que vivir nuevas masculinidades: no violentas, respetuosas de la autonomía, la integridad y la vida de las niñas y las mujeres. Implica vivir nuevas feminidades no subordinadas, implica romper con los roles tradicionalmente asignados a hombres y mujeres».