Cordero: "2 de cada 10 menores de 14 años ya tienen una unión estable"

El 24 de julio, durante una entrevista para el programa “Los Desayunos de 24 horas”, la ministra de Inclusión Económica y Social, Berenice Cordero, habló sobre la situación del Ecuador en cuanto al embarazo adolescente. Mencionó que “2 de cada 10 menores de 14 años ya tienen una unión estable”. La titular del MIES añadió que Ecuador ocupa el tercer lugar en el índice de embarazos adolescentes a nivel regional, por lo que es urgente elaborar políticas públicas que combatan este fenómeno.

Pese a que Cordero afirme que al menos el 20% de menores de 14 años ya tienen una “unión estable”, la información oficial contrasta con esta afirmación. El Consejo Nacional para la Igualdad Intergeneracional, en su informe ‘La niñez y adolescencia en el Ecuador contemporaneo’, estableció que “en Ecuador el 3% de las y los adolescentes entre 12 y 17 años vive o ha vivido en pareja. De ellos, 1% tiene un compromiso en unión libre y 0,6% se han casado. Esta cifra se eleva cuando se trata de mujeres adolescentes: 2% de ellas vive en unión libre”. Así,  los y las adolescentes que han vivido o que viven en unión libre o ya se han casado llegan a 55.000 en todo el país.


Por su parte, la UNICEF y el Observatorio Social del Ecuador, en su informe ‘Niñez y adolescencia desde la intergeneracionalidad’, también recoge las cifras anteriores y coincide en que “el 3% de las y los adolescentes entre 12 y 17 años se encuentra en unión libre o casados”. Además, estas organizaciones detallaron que nueve de cada diez niñas está en la educación básica (91%), sin embargo: una de cada diez se ha ido de la escuela porque trabaja y no estudia (1%), está embarazada (1%), porque vive en unión libre o está casada (1%), porque hace tareas domésticas en su casa (1%) o porque ni trabaja ni estudia (5%).
Pese a que la representante del MIES se refiera a “unión estable” en menores de 14 años, la Coalición Nacional de Mujeres, en su informe ‘Prácticas nocivas: Estudio sobre el matrimonio infantil y las uniones precoces en Ecuador’, concluyó que el matrimonio infantil y las uniones precoces violan los derechos humanos de las niñas y adolescentes, ponen en peligro su desarrollo físico y psicológico y repercuten profundamente sobre su salud, su educación y sus entornos de protección.
Por otro lado, de acuerdo al Censo de Población y Vivienda 2010 el mayor porcentaje de incidencia en matrimonios y/o uniones libres en las adolescentes mujeres y la incidencia del matrimonio infantil en Ecuador de entre 12 y 17 años esta presente en la Costa y la Amazonía. Las provincias de Esmeraldas (15%), Los Ríos (14%), Guayas (13,7%), Manabí (12,4%) y Orellana (13%) son las que registran mayor incidencia en este fenómeno. Las provincias de: Imbabura (4,2%), Carchi (4,4%), y Azuay y Chimborazo (4,6%, cada una) registran el menor porcentaje en el país.

Para Virginia Gómez de la Torre, directora de Fundación Desafío, no se puede, y no existe ninguna investigación, en la que se afirme lo dicho por la ministra de Inclusión, “lo que yo se es que 2 de cada 10 niñas han tenido una relación sexual”. Para Gómez una unión establece significa tener una relación de pareja; y en todo caso, esta sería una situación ideal y bastante difícil de conseguir para una niña menor de 14 años. La representante de la Fundación Desafió afirmó enfáticamente que no conoce ningún estudio en el que se afirme que “2 de cada 10 niñas menores de 14 años tienen una relación estable”.

Alejandra Cárdenas, docente de la UDLA, sostiene que es necesario establecer quien es la pareja de estos niños y adolescentes dentro de esta supuesta ‘unión estable’. “No puede existir una unión estable entre un adolescente y un adulto, eso es inaudito, y existe una responsabilidad del adulto que esta incurriendo en esta relación”, explicó. Para la docente, en muchas de estas uniones prematuras existe una presión por parte de los tutores legales de los menores, y en otras se puede evidenciar una necesidad de emancipación por parte de los menores para escapar de la violencia que viven en sus hogares.

Según el informe “Niñas y adolescentes en América Latina y el Caribe, deudas de igualdad”, publicado por UNICEF y la CEPAL en 2016, el Ecuador ocupa el cuarto lugar en el ranking de países con mayor número de embarazos adolescentes a nivel regional.