Pérez se refiere a los subsidios a la gasolina

Carlos Pérez García, ministro de Hidrocarburos, sostuvo una entrevista en Radio Sonorama este 31 de julio y abordó la posibilidad de eliminar los subsidios a los combustibles. Para él, esta alternativa es una necesidad del Estado, pero aún no es decisión tomada. El funcionario explicó que, por el momento, solo se analiza retirar el subsidio a la gasolina Super y Extra. Y puntualizó que “los subsidios son un peso importante, por encima de los USD 3.000 millones al año entre gas, gasolina y diésel”.

La afirmación de Pérez no coincide con la cantidad cifrada por el Ministerio de Finanzas, en la Proforma del Presupuesto General del Estado 2018. De acuerdo a la información oficial, el total de subsidios del gobierno suma USD 3.193 millones. De esta cantidad, solo USD 1.707 corresponden a combustibles. Aproximadamente USD 1.480 millones corresponden a subsidios para desarrollo social, seguridad social, vivienda, tratamiento de aguas, y desarrollo agrícola.

El rubro más importante dentro del subsidio a los combustibles corresponde al diésel importado, con USD 899 millones. Aproximadamente 50% del total.

En contraste, el Informe para el Pleno de la Asamblea Nacional de la Proforma Presupuestaria del Ejercicio Fiscal del 2015 cifró el costo total del subsidio a los combustibles en USD 3.494 millones, aproximadamente el 10% del Presupuesto General del Estado (PGE) para ese año. Esta cifra se encuentra más cercana a lo dicho por el Ministro de Hidrocarburos; sin embargo, corresponde al ejercicio fiscal de 2015.

Para el ingeniero René Ortiz, analista en temas petroleros, lo dicho por Carlos Pérez necesita ser contextualizado, ya la cifra engloba el subsidio de todos los combustibles y no solo el gas, diésel y gasolina. El experto indicó que, durante una sesión del Consejo de Cámaras y Asociaciones de la Producción realizada el 1 de julio, el economista Jaime Carrera también cifró en más de USD 3000 millones el subsidio a los combustibles.

Ortiz sostiene que la diferencia entre el dato expuesto por Pérez y el cifrado en el PGE se debe a que el subsidio a los combustibles se calculó sobre un precio referencial del crudo de USD 45. Por ello, ahora que el valor del petróleo está sobre los USD 68, también subieron los precios de los derivados importados. En consecuencia, si se considera que gran parte del diésel, las naftas y el gas son importados, los precios de los subsidios se incrementaron.

El analista enfatizó que la eliminación del subsidio a los combustibles es una opción viable en este momento. “En general, estos apoyos económicos están pensados para atender aquellos segmentos de la población que más necesitan del auxilio estatal. Pero el subsidio de los combustibles está generalizado, y no tomamos en cuenta que la gran mayoría de los ecuatorianos no necesitan de este en particular”.

Por su parte, Luis Calero, jurista y experto petrolero, sostiene que esa cifra fue comunicada por él durante una entrevista en un medio de comunicación el 31 de julio de 2018. El abogado detalló que, según cálculos iniciales, los subsidios a los combustibles que se importan y a los de producción local superan los USD 3600 millones para 2018. Esto, considerando un precio referencial internacional del crudo de USD 60.

“El cálculo expuesto en la proforma presupuestaria no es correcto. Ellos hacen el cálculo en función del precio de venta de nuestro petróleo, pero para la importación de derivados solo cuenta el precio internacional de los mismos. Por ejemplo, el precio internacional promedio de cada barril de derivados que compramos ha estado cerca de USD 80 dólares , mientras nosotros hemos exportado nuestro petróleo a un precio promedio de USD 60″.

El jurista considera que debe existir un gran acuerdo nacional para considerar como una opción real la eliminación del subsidio a los combustibles. Y el primer paso para lograr este acuerdo es transparentar las cifras en torno a los gastos que implican los mismos; “cada quien está manejando cifras distintas: en la proforma aparece un dato, luego aparece otro funcionario dando otro dato, y otros analistas trabajamos más a fondo y tenemos otros datos”.

 

En contexto

En enero de 2018 el exministro de Economía y Finanzas, Carlos de la Torre, durante la firma del convenio para la creación y presentación del Fondo Vial del Azuay, afirmó que los rumores generados en redes sociales sobre la eliminación de subsidios, especialmente de los combustibles, era totalmente falso.  El exsecretario de Estado destacó que “no se ha autorizado ni se autorizará, y tampoco se ha planificado la eliminación del subsidio a los combustibles, puesto que se trata de un elemento muy sensible en una economía dolarizada, y que, con una decisión de esta naturaleza se estaría atentando contra las exportaciones”. Seis meses después, es una opción real en el Gobierno de Moreno.

Los USD 3000 millones, que según Pérez corresponden a subsidios en gas, gasolina y diésel, son equiparables con el presupuesto anual en salud e, inclusive, superan el gasto en sectores como: defensa, bienestar y recursos naturales.