El miércoles 8 de agosto, en la Asamblea Nacional, la Comisión por la Biodiversidad discutió la visita oficial de sus asambleístas al Parque Nacional Yasuní. Uno de los objetivos de este recorrido fue constatar el estado de la producción petrolera en los bloques 31 y 43.  En medio del debate, el asambleísta por Sociedad Patriótica, Freddy Alarcón, resaltó los beneficios del desarrollo del extractivismo en esa zona. El Legislador puntualizó que “el bloque 43 tiene 25 plataformas y 651 pozos, la producción diaria es de 57.000 barriles, el punto máximo de producción fue 60.700 barriles, esta producción tiende a incrementarse”.

El 7 de septiembre de 2016 el entonces vicepresidente Jorge Glas participó en el acto de incorporación del bloque 43 a la producción petrolera nacional. Petroamazonas EP anunció que este campo alcanzaría su punto máximo en seis años (2021), con cerca de 300.000 barriles diarios de petróleo. El bloque 43 corresponde a los campos Ishpingo-Tambococha-Tiputini (ITT).

Si se considera que, de acuerdo al reporte del sector petrolero de Petroamazonas EP, en el primer trimestre de 2018 la producción nacional llegó a un total de aproximadamente 46 millones de barriles, lo que implicaría una producción diaria de 512.000 barriles, el incremento proyectado para el bloque 43 es sustancialmente significativo.

La Agencia de Control y Regulación Hidrocarburífero, en sus estadísticas publicadas el pasado 8 de agosto, reportó que la producción diaria de crudo en Ecuador entre empresas públicas y privadas suma 529.674 barriles diarios, de los cuales Petroecuador EP contribuye con 411.937 barriles. Específicamente en el bloque 43 se produjeron 68.579 barriles el 6 de agosto de 2018. La producción de esa área representa alrededor del 16% de la producción nacional. Esto, en medio de la polémica en torno a la eliminación de los subsidios de algunos combustibles.

El viaje de los legisladores también pretendía dar cuenta de los procesos de cuidado ambiental y los proyectos de desarrollo de las comunidades aledañas.

En contexto

El Ministerio de Ambiente, en su ‘Plan de manejo del Parque Nacional Yasuní’, recalca que: “de acuerdo a los límites oficiales vigentes, el área total del Parque Nacional Yasuní es de 1’022.736 hectáreas”. Esta reserva de flora y fauna está localizada en el sector centro oriental de la región amazónica ecuatoriana, en las provincias de Orellana y Pastaza, entre los ríos Napo y Curaray. Dentro del Yasuní confluyen: parte de la Zona Intangible Tagaeri Taromenane, parte del territorio Waorani, y los bloques petroleros 14, 15, 16, 31, y 43. Estas áreas se sobreponen unas con otras y tiene diferentes directrices de manejo.

Pese a que Alarcón resalta los beneficios que generan el desarrollo de proyectos en los bloques 31 y 43, la organización Yasunidos compartió con Ecuador Chequea información adicional en torno a la explotación petrolera en los sectores aledaños al Parque Nacional Yasuní: