Villalba se refiere al abuso de niños

El 3 de septiembre de 2018 la asambleísta Lourdes Cuesta presentó su proyecto de ley “Niñez libre de abuso” ante la Comisión de Justicia de la Asamblea. En el mismo propone que “toda persona que ha sido condenada y sentenciada por haber agredido sexualmente a un niño, niña y adolescente conste en el Registro Nacional de Violadores, Agresores y Abusadores Sexuales”. Dicho registró sería implementado y manejado por el Ministerio del Interior, en tanto que la Fiscalía General y Justicia alimentarían la base de datos respecto a las personas sentenciadas y condenadas por delitos relacionados a violencia en contra de niños, niñas y adolescentes.

Lira Villalva, asambleísta por la Bancada%de la Revolución Ciudadana, felicitó el proyecto de Lourdes Cuesta y añadió que es necesario entender que “la violencia sexual en contra de los niños, en su mayoría se da en el ámbito familiar”. Esto con la intención de abordar el problema desde una perspectiva psiquiátrica y complementar el proyecto propuesto por la legisladora de CREO.

La Fundación Desafío, en su informe Vidas Robadas, determinó que aproximadamente 2000 niñas menores de 14 años se embarazan anualmente en Ecuador, producto en la mayoría de casos de violación. Frente a esta realidad, el Servicio de Atención Integral de la Fiscalía asegura que “las niñas y adolescentes menores de 14 años son las principales víctimas de abuso sexual, casi siempre en entornos familiares o conocidos”.

De acuerdo a la Fiscalía, de cada 10 víctimas de violación 6 son niñas, niños y adolescentes. Sin embargo, solo el 10,8% de todas las mujeres víctimas de violencia sexual logran efectuar una denuncia y “el 40% de niñas y adolescentes abusadas no dieron a conocer el hecho a ninguna persona; esto debido a que al 28% de las que avisaron no les creyeron, y al 16,3% les pidieron que no digan nada de lo sucedido”.

La oficina de UNICEF en Ecuador, en su informe ‘Ocultos a plena luz’, sostiene que la violencia es una constante en la vida de los niños de todo el mundo, y que “ocurre en los lugares donde los niños deberían estar más seguros: sus hogares, sus escuelas y comunidades”. De acuerdo a este organismo internacional los principales agresores comúnmente son los integrantes de sus familias, maestros, parejas íntimas y vecinos, así como extraños y otros niños.

La doctora Virginia Gómez de la Torre, presidente de la Fundación Desafío, coincidió con lo mencionado por Villalva. De acuerdo a la experta “casi el 90% de abusos sexuales a niños ocurren dentro del ámbito familiar”, esto se debe a que en el mismo se producen relaciones de poder afianzadas por la confianza y el amor de los niños. Como consecuencia de lo anterior, muy pocas denuncias se registran en la Fiscalía. “Y algo que es muy preocupante es que en Ecuador el Incesto no está tipificado como delito”.