El pasado 7 de noviembre representantes del Movimiento Revolución Ciudadana brindaron una rueda de prensa en torno a la salud del exvicepresidente Jorge Glas. Los militantes demandaron que se lo retorne a la Cárcel 4, en Quito. Durante su intervención, la asambleísta Marcela Aguiñaga mencionó que el traslado hacia Latacunga del exfuncionario violó las reglas internacionales mínimas sobre el tratamiento de reclusos y acotó que “la sentencia de seis años no se encuentra ejecutoriada”.

Nicolás Salas, experto en Derecho Penal, señaló que en diciembre de 2017 Jorge Glas fue declarado culpable en una sentencia de primer nivel. En mayo de 2018, se presentó un recurso de apelación que fue rechazado, “por lo que en segundo nivel sigue siendo culpable. El único recurso pendiente, antes que la sentencia quede en firme, es el de casación”.  La penalista María del Mar Gallegos coincidió en que la sentencia solo se ejecutoria cuando no existe ningún recurso pendiente. Por ello, la defensa espera que se admita el recurso de casación para instalar una nueva audiencia.

El Código Orgánico Integral Penal (COIP) determina que el recurso de casación “es competencia de la Corte Nacional de Justicia y procederá contra las sentencias cuando se haya violado la ley, ya por contravenir expresamente a su texto, ya por haber hecho una indebida aplicación de ella, o por haberla interpretado erróneamente”. El mismo será enviado a un tribunal designado por sorteo. En caso de ser admitido, se llamará a una audiencia. Si es rechazado, será devuelto al juez de origen.

El artículo 657 del COIP indica que “si se estima procedente el recurso, se pronunciará sentencia enmendando la violación a la ley. De estimar improcedente, se declarará así en sentencia“. La medida se notifica dentro de los tres días de finalizada la audiencia y es enviada al juez o tribuna correspondiente para su ejecución.

Tras la ejecutoria de la sentencia se podrá apelar al recurso de revisión en las siguientes causas:

  1. Si se comprueba la existencia de la persona que se creía muerta. (En caso de asesinato)
  2. Si existen, simultáneamente, dos sentencias condenatorias sobre una misma infracción contra diversas personas sentenciadas que, por ser contradictorias, revelen que una de ellas está errada.
  3. Si la sentencia se ha dictado en virtud de documentos o testigos falsos o de informes periciales maliciosos o errados.

En cualquier caso, la interposición de este recurso no suspende la ejecución de la sentencia.

El Tribunal Penal de la Corte Nacional de Justicia declaró culpable al exvicepresidente Jorge Glas por el delito de asociación ilícita con Odebrech el 13 de diciembre de 2017.  La información del Consejo de la Judicatura confirma que el 15 de mayo de 2018 fue admitido un recurso de apelación. El 31 de mayo el tribunal negó el recurso y se declaró culpable, en segunda instancia, al exvicepresidente. El 15 de junio se calificó el recurso de casación interpuesto por la defensa y se remitió el proceso a la Corte Nacional de Justicia. La tarde del 25 de octubre se negó el hábeas corpus solicitado; pero, se ordenó atención por parte del Ministerio de Salud Pública para comprobar su estado de salud; además de verificar otros aspectos como el agua que toma y la comida que recibe.