No. La Asamblea Nacional no aprobará este jueves 3 de enero la legalización del aborto, tal como se difunde erróneamente a través de redes sociales. La Comisión de Justicia anunció el 1 de enero de 2019 que hoy se tratará un conjunto de reformas al Código Orgánico Integral Penal (COIP): aborto por violación, maltrato animal, uso del cannabis con fines medicinales, entre otros.

 

 

El 19 de diciembre de 2018 la Comisión de Justicia aprobó el informe para primer debate de las reformas con siete votos a favor y dos abstenciones. Paralelamente, la convocatoria pública alertó a grupos denominados provida. Amparo Medina, integrante y vocera de la organización Vida y Familia afirmó en un tuit que la Asamblea “busca pasar el aborto el 3 de enero”. La activista invitó a organizarse y “parar esta ley de muerte“, para lo cual pidió a las personas de distintas provincias movilizarse con la finalidad de tomarse el Legislativo.

 

Aunque los representantes de agrupaciones provida se refieren a la posible legalización del aborto en términos generales, las reformas al COIP solo contemplan despenalizarlo en caso de violación. De acuerdo a la legislación actual “la mujer que cause su aborto o permita que otro se lo cause, será sancionada con pena privativa de libertad de seis meses a dos años”. Hoy en día se permite la interrupción del embarazo en dos causales: para evitar un peligro para la vida o salud de la mujer embarazada y si este peligro no puede ser evitado por otros medios; y si el embarazo es consecuencia de una violación en una mujer que padezca de discapacidad mental.

Aunque la integrante de Vida y Familia advierte sobre la legalización del aborto en la Asamblea, en realidad solo se desarrollará la primera sesión del primer debate del proyecto de reforma. Es decir, este jueves los legisladores no podrán aprobar las modificaciones.

De acuerdo a la Constitución, los proyectos de ley pueden ser presentados por asambleístas con el apoyo de una bancada legislativa o de al menos el cinco por ciento de los miembros de la Asamblea. Sin embargo, deben ser sometidos a dos debates. También se permite a los ciudadanos que tengan interés en la aprobación del proyecto de ley, o que consideren que sus derechos puedan ser afectados, acudir ante la comisión y exponer sus argumentos.

Durante el primer debate el proyecto de Ley será observado por los legisladores y devuelto a la Comisión que lo desarrolla con la finalidad de incorporar las modificaciones propuestas. El mismo será aprobado o rechazado por los asambleístas y se envía al Presidente de la República para incluir sus observaciones.

Si el Presidente aprueba el proyecto se promulga la ley y se publica en el Registro Oficial, en caso de que realice una objeción parcial podrá presentar un texto alternativo que no incluya materias no contempladas en el proyecto. Si la objeción es total, la Asamblea podrá volver a considerarlo solamente después de un año contado a partir de la fecha de la objeción.

Una vez que ha transcurrido el plazo tras la objeción total del primer mandatario, el Legislativo podrá ratificar el proyecto de Ley en un solo debate con el voto favorable de las dos terceras partes de sus miembros, y el mismo será enviado inmediatamente al Registro Oficial para su publicación.

 

De acuerdo a Marcela Aguiñaga, presidente de la Comisión de Justicia, en las reformas al COIP se presenta una propuesta de reforma al artículo 150 en el cual se amplía una de las causales en el aborto no punible: en los casos en que el embarazo sea consecuencia de una violación, estupro, incesto, o inseminación no consentida, y cuando se determina médicamente que existe una grave mal formación en el feto que haría su vida inviable.

La Comisión de Justicia argumentó esta modificación en distintas recomendaciones de organismos internacionales como la Unicef, ONU, Organización Mundial de la Salud, Organización Panamericana de la Salud y la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.