María Alejandra Vicuña renunció a su cargo de Vicepresidente el  4 de diciembre de 2018, la exlegisladora fue acusada por un supuesto cobro de diezmos a sus asesores durante sus funciones en el Legislativo entre 2010 y 2017. Tras su salida, el Servicio de Rentas Internas (SRI) anunció que la exministra de Vivienda se incorporaría a su puesto de trabajo como coordinadora de la unidad de talento humano. Sin embargo, el ministro de Trabajo anunció el 2 de enero de 2019 que las licencias sin remuneración otorgadas a Vicuña durante sus funciones como ministra y vicepresidente fueron ilegales.

Ledesma realizó una consulta a Marisol Andrade, directora del SRI, el pasado 26 de diciembre. El titular de Trabajo afirmó que dicha petición serviría “para verificar si todas las licencias y comisiones de servicios que se le otorgaron a la exvicepresidenta María Alejandra Vicuña (durante 9 años) estaban enmarcadas en la ley y fueron legalmente otorgadas”. Sin embargo, de acuerdo al funcionario se observaron distintas irregularidades en los permisos otorgados a Vicuña.

El 19 de diciembre la polémica en torno a la reincorporación de María Alejandra Vicuña en su cargo como funcionario de carrera en el SRI fue dilucidada por la misma institución en el siguiente comunicado:

El SRI informó a través de su cuenta oficial que la licencia solicitada por Vicuña el 24 de mayo del 2017 para cumplir funciones como ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda fue una “comisión de servicio sin remuneración”, la cual se justificó mediante el artículo 31 de la Ley Orgánica de Servicio Público. Sin embargo, este artículo especifica que no se podrá conceder esta clase de comisión de servicios a funcionarios “que ocupen puestos de nivel jerárquico superior, periodo fijo, nombramientos provisionales o tengan contratos de servicios ocasionales”.

Según el SRI, Vicuña pidió la comisión de servicio sin remuneración para ejercer el cargo de Ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda pero nunca se mencionó nada en torno a la temporalidad del cargo. Desde el 24 de mayo, fecha en que fue posesionada como ministra, el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda identificó a Vicuña como “ministra”, no “ministra encargada o subrogante”. Es decir, Vicuña fue designada para un cargo de nivel jerárquico superior.

Por otra parte, el artículo 28 del mismo reglamento especifica que la licencia sin remuneración se otorgará en reemplazo temporal u ocasional de una dignatario electo por votación popular. Sin embargo, la exfuncionaria solicitó Licencia sin remuneración para ejercer el cargo de Vicepresidenta de la República de forma permanente desde el 6 de enero, día en que fue electa en su cargo por la Asamblea Nacional, y no el 4 de octubre cuando fue designada vicepresidenta temporal constitucional de Ecuador.

El experto en derecho laboral y penal, Ciro Guzmán, estuvo de acuerdo con la interpretación legal que dio el Ministro del Trabajo. El abogado aseguró que la exvicepresidente gozó ilegalmente de licencia al reemplazar a Jorge Glass por dos razones expresamente planteadas en la ley:

1. Por que no era un reemplazo temporal

2. Por que ella no era alterna de Jorge Glass

Además, alegó que según la Ley al ser cargos de libre remoción (ministra o vicepresidenta) no califican según la Ley para la comisión de servicios. “Por tanto fueron ilegales las licencias otorgadas a la exvicepresidenta desde el mes de octubre del año 2017 porque chocaban con los artículos 28 y 31 de la Losep“. Guzmán alegó que ahora lo importante es la sanción que se le impondrá a las autoridades del SRI quienes otorgaron las licencias ilegales a Vicuña, penas que están contempladas en el artículo 43 de la Losep.

Para el jurista Ismael Quintana la exvicepresidenta María Alejandra Vicuña cometió fraude a la Losep, ya que debió reincorporarse a sus funciones en el SRI en 2013. “En esas fecha el expresidente Rafael Correa la designó Ministra de Vivienda y eso obviamente anuló su licencia sin remuneración porque el cargo de Ministro, que no es un cargo de elección popular sino de libre nombramiento y remoción, y ya esa licencia no le era extensible a su nuevo cargo, por lo tanto debió reincorporarse a sus funciones en el SRI o renunciar a su cargo para asumir el Ministerio“, explicó Quintana.