Lenín Moreno: «Ecuador es confiable, el mejor lugar para invertir»

Durante la gira del presidente, Lenín Moreno, en Europa la invitación a «invertir en Ecuador» fue recurrente en el discurso del primer mandatario ecuatoriano. El 8 de julio de 2019, el sucesor de Rafael Correa visitó Roma en compañía de Rocío González, presidenta del Comité Plan Toda Una Vida y esposa de Moreno. Durante una reunión con empresarios italianos sostuvo que: «Ecuador es confiable, el mejor lugar para invertir».

 

De acuerdo al exministro de finanzas, Fausto Ortiz la categoría de ‘Riesgo País (Country Risk)’ es una herramienta que permite evaluar el atractivo de una país para la inversión extranjera. La medida indica la sobretasa de interés que paga cada país para financiarse en el mercado internacional. Es decir, diferencia de tasa de interés que pagan los bonos emitidos por países subdesarrollados, y los Bonos del Tesoro de Estados Unidos (libres de riesgo).

El experto explicó que se mide la probabilidad (el riesgo) de que un Estado logre o no pagar los vencimientos de sus obligaciones (deuda externa, bonos, letras del tesoro). El riesgo país se mide en base al Indicador de Bonos de Mercados Emergentes, creado por la empresa financiera JP Morgan Chase.

Si analizamos el riesgo país de los países sudamericanos. Ecuador está en el tercer lugar entre los más elevados, detrás de Venezuela con 10.750 puntos, Argentina con 786 puntos y Ecuador con 575 puntos. Para los inversionistas que se fijan en el riesgo país en América del Sur hay siete naciones más atractivas para la inversión:

Desde que Moreno fue proclamado presidente, en mayo del 2017 hasta julio del 2019, el riesgo país ha mantenido un leve ascenso de casi 100 puntos. Pese a que esta variación no se considera significativa, si la tendencia se incrementa se reducirá la confianza en los inversionistas a largo plazo.

Para el economista y docente, Alberto Acosta el riesgo país de Ecuador demanda al inversionista la creación de un proyecto en el que la inversión tenga un rendimiento más alto. Esta característica «reduce el número de proyectos elegibles, es decir hay menos opciones para invertir que cumplan con ese exigencia de rendimientos más altos y como resultado hay menos inversión».Ortiz añadió que esta estimula las inversiones especulativas, «estamos lejos de tener grado de inversión como para atraer inversiones adecuadas», sostuvo.