Verdesoto: «El método de asignación de escaños D’Hondt es concentrador» #CIERTO

El 26 de septiembre de 2019, los representantes del Consejo Nacional Electoral socializaron su proyecto de Reformas al Código de la Democracia vigente. Al evento asistieron representantes de la sociedad civil y diversas organizaciones sociales. Entre los puntos más destacados del proyecto figuran: la sanciones la violencia política de género, sanciones drásticas y sinceramiento del gasto electoral, entre otros.

En este contexto, el consejero del CNE, Luis Verdesoto Custode, asistió a una entrevista en el canal Teleamazonas en la cual afirmó que “el método de asignación de escaños D’Hondt es concentrador, es necesario cambiar a la fórmula Webster”. Sin embargo, el funcionario advirtió que además de cambiar el método es necesario unificar el voto y evaluar las circunscripciones.

¿Cómo funciona el método de asignación de escaños en Ecuador?

En la elección de febrero de 2017, los ecuatorianos elegimos 137 asambleístas. Del total, son 15 nacionales representantes, 116 provinciales y seis del extranjero. De acuerdo a la Ley Electoral vigente, en su sección quinta – artículo 164, los curules correspondientes a los asambleístas provinciales y del extranjero son asignados mediante el método D’hondt.

En esta fórmula, el total de la votación obtenida por cada lista se divide para 1, 2, 3, 4, 5 y así sucesivamente, hasta obtener un número de cocientes igual al de los candidatos a elegirse como principales. 

Para los asambleístas nacionales se emplea el método Webster, en el cual los resultados de cada lista se dividen para la serie de números 1,3,5,7, y así sucesivamente hasta obtener tantos cocientes como puestos por asignarse.

Ecuador Chequea elaboró un vídeo explicativo para comprender de forma más práctica ambos métodos:

Para Medardo Oleas, abogado y experto en temas electorales, aunque el método D’hondt sí favorece a los partidos más grandes, el cambio en el método en la asignación de escaños no es suficiente para mejorar el funcionamiento de nuestro sistema electoral. «Tenemos una de las leyes más malas en cuanto a la regulación del sistema electoral», denunció. 

Para el jurista es fundamental regular el funcionamiento de los partidos y movimientos político, ya que sin un correcto accionar de los mismos el sistema político ecuatoriano no puede fortalecerse.